La muñeca hinchable – que si le quitamos la «H», también valdría: «Muñeca Hincable»-  es uno de esos objetos de los que todo el mundo conoce su utilidad. Todos tenemos en mente lo que podríamos hacer con una muñeca hinchable. O al menos, todos lo podemos suponer.

Pero hay varias leyendas urbanas sobre los usos alternativos de las muñecas hinchables:

–      En primer lugar hay que mencionar el caso verídico del individuo que sentó una muñeca hinchable en el asiento del copiloto de su utilitario, con el fin de poder circular por el carril Bus –Vao de la A-6, en Madrid. Parece ser que no fue el primero al que se le ocurrió tan brillante idea.

–       Cuentan que a pesar de no ser considerados como artilugios destinados a flotar en el agua, la policía australiana rescató a un individuo que se salvó de la corriente de un río gracias a una muñeca hinchable que le mantuvo a flote.

–       El artista holandés Sander Reijgers recicla muñecas hinchables y confecciona chubasqueros con ellas.

–       Aseguran que para prevenir que los soldados alemanes contrajeran la sífilis durante la Segunda Guerra Mundial, un plan secreto desarrollado por Hitler creó muñecas hinchables para que los propios soldados las llevaran consigo. Parece ser que los soldados rechazaron esta práctica por miedo a que las muñecas fueran descubiertas en sus mochilas.

–       Hay muñecas hinchables que se convierten en estrellas de cine. En la película “Lars And The Real Girl”, se establece una curiosa relación entre el protagonista y una muñeca hinchable que éste compra por internet.

–       En numerosos desfiles que intentan poner en valor la masculinidad y los valores de los “machos”, las muñecas hinchables son las elegidas para abrir las comitivas, vestidas con sugerentes prendas… o sin vestir, directamente.

–       Por supuesto, hay casos en que la muñeca hinchable es el objeto de pasión de coleccionistas que intentan encontrar los más raros elementos del muestrario.

Como vemos, todo un mundo, curioso para algunos, ignoto para muchos… pero a la mano de todos.