El sexo en la playa es una de esas cosas que cuanto más preparas, menos posibilidades hay de que de salga. Pero que si no lo esperas… si te sorprende…. entonces puede funcionar estupendamente.

Es cierto que, según y cómo… nos da igual el sitio en dónde practicar sexo, pero también es verdad que hay sitios más discretos, más confortables… y sitios que no lo son tanto… y que, precisamente por eso, también aportan un aliciente especial. Ése no sé qué qué sé yo… que yo qué sé… Ese morbillo que nos lleva a la irresistible tentación de hacerlo en las ruinas de una casa abandonada, en el ascensor, en el cuarto de los contadores de la comunidad de vecinos, en un coche aparcado en la acera de enfrente de la casa cuartel del pueblo… o tener sexo en la playa. En medio de la playa.

Hay que reconocer que tiene su punto. Indudablemente, no se puede negar el componente “aquí te pillo aquí te mato”. El no pensarlo. El ahora nos apetece… pues aquí mismo. El dar rienda suelta al torbellino de inercias. El despliegue en estampida de los instintos más desaforados. Pfffff qué gustazo.

Además de esto, el sexo en la playa aportaría el morbazo de estar en medio de la nada, sin valla ni manta ni capa que tape nada de nada. Ahí… al descubierto. Con las estrellas por testigo… y todo el que quiera acercarse a una distancia prudencial. Que como estás en medio del tinglado… no estás en condiciones de ejercer de centinela. O al plato… o a las tajadas.

Vamos, que el rollete del sexo en la playa… promete.

Pero… pero… pero… ¿no me decís nada de la arena? ¿¿No?? Que se te meta arena en las zapatillas puede ser más o menos incómodo. Pero hay zonas en las que el roce de la arena… en fin… Vamos… que no lo soporto. ¿Y me da completamente igual que digas que pones una toalla. Ya. ¿La sujetas con chinchetas? Y qué me dices del momento llaves…? ¿Dónde acaban las llaves? ¿y la cartera? ¿y las fundas de las lentillas? Y no te digo ya… si te toca volver al lugar del crimen a buscar uno de los pendientes. Que eran de su madre y como se entere se lía…

Mi opción: sexo en la playa… sí… pero en el coche. En el paseo marítimo. Ahí sí.