Acabo de leer un artículo que habla de la ruleta o el carruesel: nueva práctica o juego sexual que se ha puesto de moda entre los jóvenes colombianos y que trae de cabeza a las autoridades de ese país ya que están muy preocupados por el riesgo de aumento en los embarazos no deseados entre las adolescentes y un incremento considerable en las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Además, amenaza con extenderse a otros países cercanos como Perú, Ecuador o Venezuela.

La ruleta consiste en que un grupo de jóvenes, generalmente menores de edad, quedan para beber grandes cantidades de alcohol y tomar drogas. Una vez que ya están en un estado de embriaguez o  con sus capacidades perceptivas suficientemente alteradas, todos se desnudan y empiezan a escuchar música y a bailar en círculo. Ahí comienza la ruleta. En un momento determinado la música se para y los chicos penetran rápidamente a la chica que en ese momento tienen a su lado. Vuelve la música y sigue bailando. Se vuelve a parar y de nuevo se penetra a la que toca en ese momento y así sucesivamente hasta que alguno de los chicos eyacula. Entonces, el que se ha corrido, pierde y deja el juego. El resto sigue con la misma rutina hasta que sólo queda uno de los chicos, que el que más ha aguantado y ése, es el que gana el juego. La ruleta puede concluir con una generosa orgía entre el ganador y las chicas participantes.

Como juego erótico, hay que reconocerle a la ruleta, carrusel, su puntito morboso. Rodeado de chicas, no sabes con quién te tocará… sexo asegurado y con compañero de juegos distinto cada 3 minutos… Pero no hace falta pensárselo dos veces para entender el riesgo que esta práctica conlleva. No sólo está el asunto de dejar embarazadas a las chicas (cerca de 7.000 chicas entre los 10 y los 19 años se quedaron embarazadas el año pasado), sino que, al no usar protección y mantener relaciones sexuales con un amplio grupo de personas que a su vez las tienen con otras tantas, los riegos de contraer enfermedades de transmisión sexual se multiplican exponencialmente.

¿Y tú, qué opinas de la ruleta”?