El sexo en la tercera edad parece que es una de las causas que han contribuido en las últimas décadas, de forma fundamental, a prolongar la esperanza de vida.

Está claro que el sexo mejora la calidad de vida. Es un hecho demostrado. A cualquier edad pero, especialmente, en las personas de edad avanzada. Porque el sexo no es una cuestión hormonal y, por supuesto, no es propiedad de las personas jóvenes. El sexo es una necesidad comunicativa entre personas. Es la necesidad de dar y recibir. Y lógicamente, esta necesidad no tiene caducidad. Se mantiene durante toda la vida. Sigue vigente a pesar del paso de los años. El sexo en la tercera edad es dar salida a esas necesidades vitales que se mantienen intactas.

La desgenitalización de la actividad sexual es uno de los recursos a los que se deben recurrir cuando existe la complicidad y el deseo pero la funcionalidad del organismo no responde suficientemente. El mundo de las emociones debe jugar un papel fundamental en estos casos.

Es necesario acabar con algunos mitos erróneos sobre el sexo en algunas circunstancias. Por ejemplo, aunque las enfermedades cardíacas resulten más frecuentes en personas de edad avanzada, son perfectamente compatibles con las relaciones sexuales. De hecho, parece que mantener la actividad sexuales aumenta la esperanza de vida entre las personas maduras con problemas cardiacos.

Sin embargo, el uso de sildenafil (“Viagra” y derivados) que en el resto de los casos, siempre con prescripción facultativa, sí que está completamente contraindicado en personas que tienen alguna afección cardíaca.

Algunas técnicas, como los ejercicios de Kegel, son ideales para aumentar el rendimiento sexual en edades avanzadas. La técnica consiste en repetir contracciones y relajaciones en la zona muscular de la pelvis en el caso de los varones. En el caso de las mujeres la alternancia entre contracción y relajación se debe realizar en los músculos vaginales. Los hombres conseguirán mayor riego sanguíneo en el pene y las mujeres fortalecerán los grupos musculares de la vagina. Ambas circunstancias mejorarán considerablemente las prestaciones funcionales de ambos aparatos sexuales. A este respecto cabe recomendar el uso de algunos juguetes eróticos, como las bolas chinas en el caso de ellas, ya que ayudarán bastante a mantener el tono muscular vaginal.