Los escándalos sexuales relacionados con mujeres dedicada a la política parecen estar en auge. Hace un par de semanas volvía a saltar a la palestra un nuevo caso.

Unos jóvenes advirtieron que en el ayuntamiento de Hoeilaart, una localidad flamenca cercana a Bruselas, la luz permanecía encendida a unas horas en las que ayuntamiento, un castillo del siglo XV, ya suele estar cerrado. Sorprendidos por lo inusual de la situación, decidieron acercarse a echar un vistazo para comprobar si había ocurrido algo. Lo que no se imaginaban es que se iban a encontrar con la teniente de alcalde, Els Uytterhoeven, miembro del partido liberal flamenco Open Vld y, en esos momentos, alcaldesa en funciones, manteniendo relaciones sexuales en las dependencias consistoriales con un hombre que no es su marido, sino que, al parecer y, según el diario flamenco “Het Laatste Nieuws”, es el presidente de una de las asociaciones locales.

Los jóvenes grabaron con su móvil la escena y rápidamente se propagó por las Redes Sociales. Hasta el momento, Uytterhoeven, que también es hermana del periodista deportivo Mark Uytterhoeven, no ha querido hacer declaraciones, pero tendrá que dar una explicación a los concejales del ayuntamiento.

Este suceso nos recuerda al de Ilse Uytterspot hace un par de veranos. Uytterspot en aquellos momentos alcaldesa de Aals y miembro del Partido Popular Europeo, quien se encontraba de vacaciones en España con su novio, también fue pillada infraganti practicando sexo con él en una de las torres de Palacio Real de Olite en Navarra.

Pero no son los únicos ejemplos de políticas relacionadas con escándalos sexuales.

En España, el verano pasado, Olvido Hormigos, una de las concejalas del PSOE en la localidad toledana de Los Yébenes, protagonizó otro escándalo sexual al aparecer en un video, difundido por Internet, masturbándose. El vídeo estaba destinado a su amante y, según ella, fue su propio amante el que lo filtró a las Redes Sociales.

También el verano pasado, un vídeo de Karina Bolaño, viceministra de Juventud de Costa Rica, dio la vuelta al mundo a través de YouTube. En dicho vídeo, Bolaño enviaba mensajes íntimos a su amante mientras aparecía en ropa interior. Tras la difusión del vídeo tuvo que abandonar su cargo.