La falta de apetito sexual, o también conocido como apetito sexual hipoactivo, es uno de los principales problemas en las relaciones de pareja. Esta disfunción puede acabar con cualquier pareja y es un asunto que afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque según los estudios, la falta de apetito sexual es mayor en las mujeres.

Para poder diagnosticar esta falta de apetito sexual no es posible compararse con las “ganas” que tenga nuestra pareja. Al igual que no podemos tomar como referencia el hecho de que nuestra pareja nos diga que nos falta apetito sexual, tampoco podemos compararlo con la apetencia que tengan nuestros amigos. Puede tomarse como un indicio, pero desde luego, así no se puede diagnostica este problema.

Cuando la falta de apetito sexual aparezca, tiene que ser un especialista el que nos lo diagnostique o el que nos indique si lo que nos pasa en ese momento es un problema de apetito sexual.

La falta de apetito sexual puede ser un asunto temporal, que por circunstancias nos afecte. Por ejemplo, pueden existir problemas hormonales, estrés, puede ser un problema que tengamos de toda la vida, puede ser por culpa de nuestra pareja (que no nos entendamos sexualmente) o bien por alteraciones psicológicas o físicas, por el uso de algún medicamento o algún cambio que altere nuestra vida cotidiana. El especialista será el que nos haga preguntas e investigue las causas.

Para poder superar la falta de apetencia, el especialista nos decidirá si la terapia que procede es en solitario o bien en pareja y se basará en quitar la angustia del paciente producida por esta falta de apetito. El especialista buscará la colaboración del paciente y de su pareja para poder cambiar actitudes erróneas tanto del uno como del otro. Puede que tenga que hacernos empezar de cero a conocer el sexo y a poder disfrutar de él.

No todos los que creen tener falta de apetito sexual son diagnosticados como tal. Hay veces que simplemente es un apetito sexual bajo o que el deseo es diferente al de nuestra pareja. Es aquí cuando el especialista nos podría recomendar la utilización de juguetes eróticos para salir de esa rutina que nos lleva a la falta de apetito sexual.

Por eso, si creemos tener esta falta de apetito, tenemos que ponernos en contacto con un especialista que nos ayude y así poder evitar otros problemas provocados por esta disfunción.