Mi último descubrimiento en materia de juguetes sexuales ha sido una más que agradable sorpresa. Se trata de un juguete del que desconocía su existencia. Es muy posible que lleve comercializándose varios años pero yo lo he descubierto hace apenas unos días y estoy absolutamente maravillado con él. Su nombre ya es precioso: “bomba para coño”. No se puede ser más explícito. Y el eslogan publicitario que le acompaña en una tienda online de juguetes eróticos no tiene desperdicio: “bomba para el coño, una auténtica bomba para el coño”.

Es una especie de mascarilla anatómica con la que se encierra por completo la vulva. Cuenta con una pequeña bomba manual con la que se extrae el aire de su interior para crear el vacío. Como es una bomba, le han llamado bomba y como es para el coño, pues bomba para el coño. No tengo palabras. Las sensaciones que ellas pueden experimentar, a través de la succión que el vacío facilita, son asombrosas. La experiencia visual para ellos, observando con detenimiento el espectáculo, es completamente maravillosa.

El completo depilado del sexo femenino así como el uso de lubricante ayuda a que se produzca un mejor sellado y, por tanto, la sensación al utilizar la bomba para el coño sea aún más intensa. El estímulo producido es tan intenso que llega a hacer creer que la aspiración está extrayendo todo el jugo de dentro. Después de su uso también se experimenta un aumento del flujo sanguíneo y de sensibilidad en la zona.

Éste es un juguete indicadísimo para compartir con la pareja. Permitir que la otra persona explore los límites siempre es una aventura que permite hacer mayor la sensación de deseo. La superficie transparente de la bomba para el coño permite ver perfectamente cómo se inflaman los labios superiores y el monte de venus, ofreciendo un estímulo visual impagable.

Para finalizar su uso, basta con activar la entrada de aire y, poco a poco, el vacío se va perdiendo, la campana se vuelve a llenar de aire y el coño retoma su forma, eso sí, después de haber proporcionado una intensa sensación de succión a su usuario.