Una de las fantasías sexuales más comunes es la de tener sexo en la playa, en parte, debido a la cantidad de veces que lo hemos visto en el cine. Una suave brisa, el ruido de las olas, poca ropa, piel húmeda y bronceada, ambiente relajado, etc. hacen que se cree una situación altamente erótica y sensual.

  1. Aunque en muchas ocasiones el sexo en la playa no haya sido planeado, es conveniente que se planifique mínimamente para tomar una serie de medidas que eviten que nuestras zonas más íntimas se resientan o puedan resultar dañadas.
  2. Lo primero es mantener el cuerpo lo más alejado posible de la arena de la playa, ya que el roce puede producirnos molestias bastante considerables. Es importante disponer de una toalla o una manta lo suficientemente grande que permita el movimiento de los dos sin que exista contacto con la arena.
  3. Si vamos a practicar el sexo en una playa pública debemos intentar mantenernos lo más vestidos posible, ya que cualquiera puede llegar y sorprendernos. Deberemos mover nuestros trajes de baño lo justo para que nos permita la masturbación, el sexo oral o la penetración. Como los preliminares no van a ser muy abundantes, es conveniente utilizar un lubricante que facilite la penetración.
  4. Una buena idea es comenzar los preliminares en la arena, estimulando los pechos de tu chica o acariciando su clítoris por encima de su traje de baño y masturbarla de forma discreta. Ella puede a su vez, masturbarte o hacerte sexo oral como parte previa al coito. Una vez que ya está la cosa en marcha, podéis meteros en el agua para realizar la penetración, pero debéis tener en cuenta un par de cuestiones:
  5. Puede que la efectividad del preservativo no sea la adecuada ya que el látex no es muy compatible con el agua y el lubricante que utiliza ella seguramente sea con base de aceite.
  6. El agua salada puede llegar a irritar un poco la vagina.A pesar de ello, podéis intentarlo y realizar esta fantasía de tener una sesión de sexo en la playa.
  7. Otra opción es comenzar en la playa y terminar la faena en la habitación del hotel.