Todos sabemos que el sexo es una de las actividades que más placer nos puede proporcionar. Sin embargo, diferentes estudios señalan que un alto porcentaje de las mujeres, casi un 70%, no consigue llegar al orgasmo durante el coito. Una de las principales causas la podemos encontrar en que hombres y mujeres no responden de la misma manera a los estímulos sexuales. Las mujeres suelen tardar más tiempo en alcanzar el clímax y esto hace que, si no son estimuladas de un modo correcto, sea una misión un poco complicada que puedan llegar a conseguir un orgasmo.

Si te preocupa que tu pareja no alcance el orgasmo y quieres conseguir que esté sexualmente satisfecha, aquí te dejamos unos pequeños consejos.

Lo primero que debes tener en cuenta es que ante un estímulo una mujer tarda el doble de tiempo en excitarse que un hombre. Por ello deberás centrarte más en darle placer a ella y dejar de un lado el tuyo. Para eso ya está ella.

Las mujeres son más románticas y para ellas son muy importantes los besos, las caricias, los susurros. Los preliminares y los juegos previos son muy importantes para que ella se vaya excitando. Debes evitar saltártelos o hacerlos de un modo rápido y precipitado. Dales el tiempo que requieran para que ella se vaya poniendo a tono. De este modo, estará mucho más lubricada y excitada y al llegar el momento de la penetración logrará alcanzar el orgasmo con mayor facilidad.

Haz que se sienta cómoda para que te cuente lo que más le gusta y lo que más la excita. No dudes en preguntarle qué es lo que le gustaría que le hicieras. La comunicación y la complicidad son fundamentales.

Cuando notes que ya está muy excitada es cuando debes empezar a penetrarla. Puedes continuar estimulando sus pechos, el cuello o clítoris siempre que la postura elegida para el coito te lo permita. Conseguirás que su excitación sea mayor y facilite la consecución del orgasmo. Controla el ritmo en función a la intensidad de su excitación y podrás disfrutar a la vez que lo hace ella.

Recuerda que lo más importante para excitar a una mujer es que sepa que estás pendiente de ella y no sólo de ti.