Además de ser uno de los anticonceptivos más utilizados, el preservativo es uno de los métodos más eficaces que existen para prevenir enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, millones de personas siguen sin utilizarlos en sus relaciones sexuales, sin tener en cuenta los riesgos que pueden correr. Muchos hombres se niegan a utilizar preservativos para practicar sexo con el argumento de que, de ese modo, van a disfrutar menos. No entran a valorar el riesgo que asumen en el contagio de enfermedades venéreas y, en el caso de parejas heterosexuales, el peligro de un embarazo no deseado.

Pero, ¿nos compensa arriesgarnos a un contagio o a un embarazo no deseado por no usarlo? ¿Realmente es cierto que el uso del preservativo resta placer al sexo? La respuesta es que, si usamos un condón en nuestras relaciones sexuales, no afectará a nuestra sensación de placer. Existen en el mercado una gran variedad de preservativos ultra finos que, además, están diseñados para potenciar aún más nuestras sensaciones durante el coito.

Según un estudio realizado por la Universidad de Indiana, se demostró que existen muchas más circunstancias, por delante del uso de un condón, que afectan al placer en las relaciones sexuales. El estudio se hizo con cerca de 2000 hombres de una media de 26 años y todos se sintieron cómodos usando el preservativo, ya que el placer lo asociaban más a los preliminares (sexo oral, masturbación), a la calidad de sus erecciones o al tiempo que duraban sus relaciones sexuales.

Es evidente que cuando se va a realizar una penetración, no se siente lo mismo usando un condón que si no lo usamos, pero ello no implica que no sintamos placer. Tenemos que dejar de obsesionarnos con la idea de que el sexo con preservativo es menos placentero. Hemos visto que existen otros factores que añaden placer a nuestras relaciones sexuales y son los que debemos potenciar. Preliminares como la masturbación o el sexo oral antes de ponernos el preservativo nos mantendrá en un nivel alto de excitación y lo podremos complementar con cremas o lubricantes en el glande que nos harán aumentar las sensaciones de placer.