Uno de los temas más recurrentes dentro del mundo del sexo es si el tamaño del pene importa. Aunque las mujeres suelen afirmar que, dentro de unas medidas normales, no es importante a la hora de mantener relaciones sexuales, muchos hombres creen que tener un pene más largo es un signo de hombría. Hay que saber que la vagina de una mujer sólo percibe sensaciones en sus primeros  10 cm., por lo que es lógico pensar que le va a dar igual que nuestro pene mida 12, 15 o 18 cm. Sin embargo, existen otros factores que pueden tener igual o mayor importancia que la longitud de nuestra verga a la hora de triunfar en la cama. Uno de estos factores es el grosor del pene.

Una de las ventajas de tener un pene grueso es que le vamos a dar más placer a una mujer cuando la penetremos, ya que todas las terminaciones nerviosas que hay a la entrada de la vagina se van a estimular mejor y vamos a conseguir que el coito sea algo realmente satisfactorio para ella.

Otra de las ventajas de contar con un pene grueso es que la fricción que se produce durante el momento de la penetración es mucho mayor. Durante el coito, la fricción que se produce entre el pene y la vagina es una de las cosas que más estimula a la mujer y que más placer le da. Si conseguimos más fricción con un pene grueso, le daremos un mayor placer.

Lo que está claro es que un pene más grueso abarca mucho más la vagina y, mientras estamos realizando la penetración, los movimientos que realizamos consiguen dar mucho más estímulo a zonas como los labios vaginales, el clítoris o el perineo. De este modo, lograremos que, al estar más y mejor estimulada, la mujer consiga mucho más placer.

Si somos portadores de un falo grueso es importante que cuando vayamos a hacer una penetración, la vagina se encuentre perfectamente lubricada, utilizando lubricantes si fuera necesario. Así, evitaremos hacerle daño a nuestra pareja y conseguiremos que la penetración sea mucho más placentera y suave.