Para poder disfrutar de una buena sesión de sexo es necesario que se den varios factores: niveles de deseo, compatibilidad con la pareja, disponibilidad y, por supuesto, el estado físico en el que se encuentren los amantes. Para que las condiciones en las que se encuentra nuestro cuerpo sean las más óptimas es necesario llevar una alimentación adecuada y equilibrada. Aparte de esto, existen una serie de alimentos que ayudan a mejorar el sexo. Te decimos algunos de ellos:

– El chocolate. Favorece el proceso de liberación de la dopamina, que es un neurotransmisor que ayuda a combatir la depresión y nos pone de mejor humor con lo que nos encontramos mucho más predispuestos para el sexo. Debido a este estado de euforia que nos produce, desde hace siglos, se ha considerado al chocolate, especialmente al chocolate negro, como un alimento afrodisíaco.

– El ajo. Es uno de los condimentos más utilizado en nuestra cocina y un alimento muy beneficioso para nuestro cuerpo. Posee un gran contenido en alicina, un principio activo que mejora nuestros niveles de deseo sexual.  También aumenta la producción de ácido nítrico que nos ayudará a tener mejores erecciones y por tanto mejor sexo, ya que, favorece la circulación y ayuda a relajar los vasos sanguíneos.

– El tomate. Es otro alimento que nos ayuda a mejorar el sexo. Su alto contenido en antioxidantes, ayuda a la producción de testosterona y favorece las erecciones.

En general, todos los alimentos ricos en zinc nos ayudan a mejorar el sexo, ya que, es un mineral que incide de forma positiva en nuestros niveles de deseo sexual al aumentar la producción de testosterona.

– Semillas de girasol. Nos ofrecen un gran aporte en zinc. Es más recomendable que las tomemos crudas y sin sal.

– El pollo. Además del aporte en zinc, tiene mucha vitamina B. Es un alimento que por un lado, nos da muchas posibilidades en la cocina y, por otro, nos ayuda a mejorar el sexo.

– Las ostras. Siempre han estado consideradas como un alimento afrodisíaco. Es otro alimento con un gran contenido en zinc, pero menos habitual en la alimentación diaria.