Si quieres que tu vida sexual sea mucho más plena y satisfactoria, entonces necesitas aprender cómo ser bueno en la cama. Con los siguientes consejos conseguirás ser mejor amante y harás que cada encuentro sexual sea inolvidable.

– Higiene. Es muy importante que tengas una buena higiene. A ellas no les gustan los olores “raros”. Debes ducharte antes de cada encuentro, para que le resulte mucho más agradable acercarse a ti y conseguir un sexo más placentero. Ponte en su lugar y piensa que a ti tampoco te resultaría agradable si ella no tuviera una higiene correcta. Además, una buena higiene es buena para la salud y te ayuda a evitar infecciones.

Preliminares. Más de la mitad de tu éxito en la cama va a depender de lo bueno que seas excitándola. Debes realizar unos buenos juegos previos para conseguirlo. Explora su cuerpo con tus manos y bésala suavemente por todas partes. Acaricia sus zonas erógenas y mastúrbala. Ella se irá excitando cada vez más y conseguirás que cuando llegue la penetración sea un momento mucho más placentero.

– Nuevas posturas. Sugiere tu pareja nuevas posturas. De este modo, os aseguráis no caer en la rutina. Existen algunas posturas que hacen que ellas se exciten mucho más. No tengas miedo en proponérselas. Lograrás que se vuelva loca de placer.

– Comunicación. Si realmente quieres ser bueno en la cama, entonces es esencial que exista una buena comunicación con tu pareja. Debes saber qué es lo que le gusta y lo que no, si lo está pasando bien o si es receptiva a tus nuevas propuestas y le agradan. No debes tener ningún problema en preguntarle sus dudas o miedos. Así conseguirás que el sexo sea mucho más placentero e intenso.

Se puede llegar a ser muy bueno en la cama siguiendo estos consejos. Recuerda que el buen amante no nace sino que se hace. No es agradable terminar una relación sexual y quedarse con la sensación de que se podía haber hecho algo más. El sexo no es sólo llevarse a una mujer a la cama, es saber satisfacerla y que los dos paséis un momento tan inolvidable que lo único en lo que pueda pensar, sea en tener un nuevo encuentro sexual contigo.