¿Crees que tener sexo con tu ex es una mala idea? La verdad es tener sexo con tu ex es una circunstancia ocasional y, a veces, es necesaria para saber si ya podemos poner fin al pasado o es la forma de reavivar una historia que todavía no se ha terminado.  Para ello, debes tener en cuenta una serie de circunstancias.

– Todavía sientes algo por tu ex. Si todavía quieres a tu ex y ella ya no te quiere a ti, tener sexo una vez más es una mala idea. No importa las ganas que tengas de hacerlo. Si eres la única parte que tiene todavía sentimientos, con el sexo sólo vas a conseguir reforzarlos. Vas a querer recuperarla y a tratar de retomar la relación. Sólo vas a conseguir verte rechazado.

– Ya no sientes nada por tu ex. En el caso de que ya no existan sentimientos por parte de ninguno los dos, el sexo es una opción muy recomendable. Puede servirte como cierre a vuestra relación. El modo de darla por finalizada, seguir adelante y rehacer tu vida sentimental. El sexo sería el último capítulo de un libro que sabes que se va a terminar.

– Los dos seguís sintiendo algo. Muchas veces en una relación se toman decisiones precipitadas debido a circunstancias determinadas. Volver a tener sexo con nuestra ex puede ayudarnos a recupera esa confianza emocional que habíamos perdido y a retomar de nuevo nuestra relación.

– Tienes otra pareja. Si has rehecho tu vida y tienes una nueva pareja, tener sexo con la anterior no es una buena idea. En la mayoría de los casos, va a terminar con tu relación actual. Si se entera de que has tenido sexo con tu ex, es muy probable que la dé por finalizada. Si por otro lado, todavía tienes sentimientos por tu ex y quieres volver con ella, será tú el que dé por finalizada la relación.

Tener sexo con tu ex siempre va a tener una serie de consecuencias. En el mejor de los casos puede servir para echar definitivamente el cierre a una relación o para volver a reiniciarla. En el resto de los casos, uno de los dos, o un tercero, pueden salir lastimados. Valóralo muy bien antes de tomar esa decisión.