Un beso es algo más que el simple contacto con los labios de otra persona. Un beso puede marcar la diferencia entre seducir a alguien o no hacerlo. Con un beso se estimula el deseo y conseguimos que el placer y la excitación vayan en aumento. Hoy daremos un repaso a los besos que resultan más excitantes para las mujeres.

Los besos en la boca son muy excitantes, pero no debemos limitarnos a los labios. Podemos besar los labios con pasión y alternarlos con otros más tiernos y suaves en el mentón o en las mejillas, a la vez que usamos las manos para acariciarla. Para conseguir una mayor excitación  puedes darle suaves y pequeños mordisquitos de vez en cuando.

Una de las principales zonas erógenas de las mujeres son los pechos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es una zona muy sensible. Podemos recorrer el pecho y el pezón con la lengua mientras le vamos dando besos muy suaves. Si somos capaces de estimularlos correctamente, conseguiremos que tenga una gran sensación de placer.

El cuello y la nuca son también unas zonas muy erógenas que podemos besar. Ve apartando poco a poco su pelo hacia un lado mientras vas recorriendo su cuello con besos muy dulces y algún pequeño lametón hasta llegar a su oreja.  Los besos en esta zona hacen que su nivel de excitación aumente considerablemente.

Uno de los besos que más pueden excitar a una mujer es el llamado “beso sin reloj”. Es este tipo de beso se trata de centrarse en el cuerpo de la chica recorriendo todas y cada una de las partes de su cuerpo con besos tiernos, acompañados de caricias y algún ligero mordisco. Se puede utilizar como un juego previo para conseguir que la mujer llegue muy excitada al coito.

Una forma segura de triunfar con una chica es con besos muy tiernos. Un suave contacto de tus labios en su sien para despertarla (beso para despertar) puede ser una forma muy romántica de comenzar el día. Acariciar suavemente sus labios con tus dedos después de besarla (beso nominal) también puede resultar muy excitante y provocador.

Pero no todo es saber besar correctamente. También debe existir una complicidad emocional que lo haga aún más excitante. Interrumpe el beso, susúrrale cosas al oído, acaricia su pelo o bromea con ella, y conseguirás que tenga un momento inolvidable.