La masturbación ha sido un tema tabú durante mucho tiempo, sobre todo entre las mujeres. Pero ahora sabemos que no sólo se masturban los hombres, sino que las mujeres también lo hacen y, además, no tienen ningún problema en hablar de ello. De hecho, masturbarse sirve no sólo para conseguir nuestro propio placer en la intimidad sino que también aporta muchas ventajas a una relación de pareja.

La importancia que tiene la masturbación es que nos ayuda a conocernos y a conocer la relación que mantenemos con nuestro cuerpo, algo que va a ser determinante en la forma en la que vamos afrontar nuestras relaciones sexuales. Si no estamos seguros o no nos sentimos satisfechos se va a ver reflejado en nuestros encuentros sexuales. Igualmente, si vemos como algo tabú, tocar o explorar nuestras zonas erógenas, nos costará más que otra persona lo haga y tardaremos más en llegar a disfrutar de las caricias, los besos y el sexo en general.

Por eso, una de las principales ventajas que tiene la masturbación es que nos ayuda a conocer nuestras zonas erógenas y a localizar los puntos en los que logramos mayor placer. Así, cuando estemos practicando sexo podremos potenciar todos estos puntos y conseguir unos encuentros sexuales mucho más placenteros.

Aunque otra de las ventajas que tiene la masturbación es que podemos conseguir un gran placer sin necesidad de otra persona, también es una buena forma de explorar y conocer el cuerpo de nuestra pareja y darle también grandes dosis de placer sin tener que recurrir a la penetración. En prácticas como el petting es uno de los recursos más utilizados.

También, a través de la masturbación, conseguimos trasladarnos a otros escenarios en los que damos rienda suelta a nuestra imaginación y a alguna de nuestras fantasías sexuales. Siendo otra forma de conocer lo que nos gusta o nos excita en el sexo y nos ayuda a saber cuáles son nuestros límites a la hora de conseguir placer. Muchas mujeres han descubierto que son multiorgásmicas gracias a la masturbación.

Llegar al orgasmo es otra de sus grandes ventajas, ya que, gracias a ello, liberamos endorfinas que nos ayudan a reducir el estrés y a mejorar nuestro sentido del humor. Es muy recomendable recurrir a la masturbación cuando hemos tenido un día muy estresante.