Si pensamos que el hombre es un pedazo de maquina dispuesta a todo por el sexo, estamos equivocados, los hombres también tienen derecho a no tener deseo sexual, y puede haber varias explicaciones al rechazo de tu chico. Te explicamos las más comunes y cómo superarlo.

Si las mujeres encuentran dificultades para sentir deseo sexual pasada una cierta edad y a causa de una bajada en el nivel de estrógeno, los hombres también pueden sufrir una carencia hormonal a partir de los 40 años.

Para el hombre, la testosterona es la causa. Esta hormona sexual tiende a disminuir con el tiempo, lo que reduce progresivamente la actividad sexual. De hecho, a veces, la bajada viene de forma repentina y es cuando hablamos de andropausia, que es el equivalente masculino de la menopausia. Se caracteriza por una depresión ligera o una falta de dinamismo en general a parte de la disminución del deseo sexual. Pero tiene remedio, solo hay que consultarlo con un especialista que nos hará un test de testosterona y podrá recetarnos la terapia más adecuada.

Si las caricias de antes de dormir en la cama ya no son las mismas o ya no existen y simultáneamente está pasando más horas en el trabajo, esto no quiere decir que esté acostándose con su otra, porque la bajada de libido puede estar relacionada con el estrés laboral. Hay que entender que a muchos hombres el éxito o el fracaso profesional les condiciona la autoestima. Es frecuente que un hombre no se sienta a la altura cuando no puede afrontar ciertas situaciones económicas y profesionales. La mejor cosa que habrá que hacer en este caso es establecer entre la pareja una discusión abierta y clara e intentar ser comprensiva, darle más confianza y tener paciencia. Mucha. Si llegas a subirle su autoestima y mostrarle que sus problemas profesionales y económicos no te importan, en poco tiempo se resuelve.

Una ligera fatiga no tiene por qué afectar a la relación sexual, pero un largo tiempo de enfermedad o fatiga se puede convertir en un problema, sobre todo en las parejas que suelen tener relaciones sexuales por la noche antes de dormir. La falta de energía creará en el hombre una sensación de impotencia aunque tenga muchas ganar de tener sexo, por la simple razón de tener miedo a no satisfacer a su pareja como debería. La falta de deseo sexual en este caso no es un motivo directo, pero la mujer tendrá que quitarle de la mente el sentimiento de culpabilidad. Tendrá que ayudarle a hacer deporte, comer bien y recuperar bien su salud.

Problemas más serios como dificultades de erección o eyaculación precoz son más frecuentes en los jóvenes, que prefieren evitar cualquier contacto sexual con su pareja, ya que es la virilidad del hombre la que se cuestiona. La solución mágica a estos problemas no existe, por lo tanto, la mujer tiene que saber cómo actuar, cómo llegar a tener una relación sexual completa sin que su chico se sienta ofendido. No hay prisas. No hay reglas. Hay que buscar el placer compartido.

Muchas más causas pueden afectar el deseo sexual del hombre. La comunicación, la paciencia y la comprensión son las claves para superar cualquier situación complicada.