Para que deseemos llegar al coito y poder disfrutarlo plenamente es necesario que tengamos una buena excitación. Esto es fundamental sobre todo en las mujeres, ya que, tardan más tiempo en conseguirlo que los hombres y, si no están bien excitadas, puede que no disfruten tanto del sexo e incluso que tengan muchos problemas para llegar al orgasmo. Por eso es muy importante saber cómo aumentar la excitación para que los dos podamos disfrutar del sexo por igual.

Para que consigamos una buena excitación son imprescindibles los preliminares. Con ellos hacemos que la temperatura vaya subiendo poco a poco para conseguir la suficiente excitación que nos haga disfrutar mucho más la penetración. Cuando se trate de “sexo rápido” sí podemos prescindir de ellos. En estos casos, la situación ya es de por sí lo suficientemente excitante.

Debemos aprender a usar las manos y la boca con nuestra pareja porque son una parte muy importante a la hora de excitarla. Nos sirven para acariciar su cuerpo, sus zonas erógenas, para masturbarla, podemos usar la lengua para lamer su cuello, chupar sus labios o sus pezones y, por supuesto, practicarle un maravilloso sexo oral. Ten en cuenta que la penetración es sólo una parte del sexo. Si no llegamos a ella con la suficiente excitación, no seremos capaces de disfrutarla totalmente.

Cuando llegue el momento del coito podemos hacerlo utilizando diferentes posturas. Así conseguimos por un lado, no caer en la rutina y, por otro, saber en cuáles conseguimos más placer. También ayuda a que los hombres tengan una mayor resistencia sexual porque siempre se calma un poco la cosa cuando tiene que sacar el pene para hacer el cambio de postura.

Si mantenemos el mismo ritmo durante la penetración corremos el riesgo de llegar al orgasmo demasiado pronto y que, al final, se convierta en algo monótono y aburrido. Variar el ritmo del coito o alternarlo con sexo oral o cualquier otro tipo de juego sexual puede hacer que consigamos una excitación mucho mayor. No debemos tener miedo de interrumpir la penetración y darle a nuestra pareja sexo oral o cualquier otro tipo de caricias besos o estímulos. De este modo lograremos una mayor excitación y unos orgasmos mucho más intensos.