Con relación al orgasmo de las mujeres, hay una serie de preguntas que se platean tanto ellas como los hombres. ¿Existen mujeres vaginales y clitorídeas? ¿Hay mujeres que sólo pueden conseguir el orgasmo con la estimulación del clítoris y otras que sólo mediante la penetración?

No debemos olvidar que las relaciones sexuales mejoran con la práctica y que, para conseguir un orgasmo, cualquier camino que empleemos para lograrlo, es bueno. A diferencia del hombre que concentra la mayor parte de su sensibilidad en el glande, la mujer puede conseguir el orgasmo por la estimulación de diferentes partes de su cuerpo.

– El clítoris. Se compone de una gran cantidad de terminaciones nerviosas  y es una de las partes más sensibles del cuerpo de una mujer. Su función es exclusivamente sexual. Se puede estimular con caricias, con la boca o directamente durante la penetración.

– Ciertas zonas de la vagina y, en particular, la pared anterior donde se encuentra el Punto G. Aquí la estimulación puede ser manual o se puede conseguir realizando la penetración por detrás.

– El cuello del útero. Esta zona es estimulada por los movimientos del pene durante la penetración.

Con la estimulación de cualquiera de estas zonas, bien por separado o varias a la vez, se puede llegar a conseguir un orgasmo, que culmina con una serie de contracciones del perineo y del útero (aunque estas últimas no siempre son perceptibles) tras lo que la tensión sexual se relaja.

Dependiendo de cómo se hayan conseguido esos orgasmos, vamos a tener una serie de sensaciones diferentes:

– Los orgasmos conseguidos a través de la estimulación del clítoris son considerados por muchas mujeres como los más intensos.

– Los que se consiguen por la penetración, estimulando las paredes anteriores de la vagina y el cuello del útero, son catalogados como más profundos y sutiles, pero menos intensos.

Cada mujer debe descubrir cuáles son las mejores formas en las que puede llegar al orgasmo. Debe experimentar, probar posturas, diferentes tipos de estimulación, para lograr orgasmos muy placenteros. Ya no existe esa discusión en las que se catalogaban unos orgasmos como mejores que otros. Cualquier orgasmo, se consiga de la manera que sea, será un modo de disfrute para ella.