Que la primera relación sexual sea dolorosa o no depende de muchos factores. Es verdad que en buena parte depende de la chica. Algunas son más sensibles que otras… Y por supuesto depende del hombre y su capacidad de entender lo que está haciendo y cómo.

Muchas mujeres confiesan no haber sentido ningún dolor en el momento de la penetración de su primera experiencia sexual. Normalmente, 1 o 2 minutos después de que se haya retirado, sienten una quemadura ligera a la vagina. Pero por lo general no es nada grave, y se pasa en menos de 10 minutos!

Un factor importante es el talla del sexo de la pareja… Lógicamente, cuanto más «grande», más daño hará.

El dolor en la primera relación sexual puede depender del espesor del himeneo. El himeneo de una mujer está generalmente abierto para dejar pasar la sangre. Pero a veces, es más espeso de lo normal, lo cual no es grave, pero sí que plantea a veces algunos problemas en el momento del primer contacto sexual… Por otra parte, el himeneo puede ser desgarrado sin haber tenido ningún contacto sexual. Se puede dar practicando la equitación o gimnasia, por ejemplo…

El deseo desempeña también un papel muy importante en la primera relación sexual Si la chica tiene demasiado miedo, si no se siente preparada, si no está segura… etc… también puede afectar negativamente. En este caso, hace falta que el chico la tranquilice, le hable, le acaricie… Que le dé confianza es necesario, incluso que no se sienta mal si hay que dejarlo para otro momento.

La preparación también es muy fundamental. Hay que tratar de prepararlo todo bien. Preferentemente, hacerlo en un lugar donde ambos se sientan bien y estén cómodos. Mejor que no sea un lugar ajeno. Hay que crear un ambiente tranquilo y relajado.

En definitiva, la primera vez, no es cualquier cosa. Desempeña un papel muy importante en la futura vida sexual… Si la primera vez sale mal, el chico es demasiado violento, si es forzado, la vida sexual no será brillante y probablemente habrá bloqueos.

Hay que tomarse un tiempo para conocerse… para conocer el cuerpo del otro a través de caricias y de preliminares… No hay que tratar de ir más rápidamente que la música. El sexo, no es una carrera.