Según un estudio realizado en los Estados Unidos, si quieres disfrutar de una vida feliz con una nueva compañera, posiblemente debes tener un poco de paciencia antes de hacer el amor.

¿Eel sexo demasiado temprano perjudica a la pareja ? Este eterno debate se ve reactivado por un estudio del Brigham Young University School of Family Life. Los investigadores llegaron a la conclusión (un tanto retrógrada) de que el secreto para que una pareja dure es esperar pacientemente antes de hacer el amor.

Los científicos interrogaron a 11.000 personas comprometidas en relaciones estables y serias. Evaluaron el nivel de satisfacción en su pareja, su facilidad de comunicación con su compañero así como la estabilidad de la relación amorosa. Este último punto fue medido por la frecuencia en los problemas en el seno de la pareja.

Resultado: Entre las parejas de un año de relación, los que tuvieron relaciones sexuales durante las primeras semanas después de su cita llevarían una relación mucho más complicada que los otros. Se encontró que los niveles más altos de satisfacción, de comunicación y de estabilidad se daban entre las parejas que habían esperado más tiempo antes de tener el primer acto sexual.

Se observó, por otro lado, que los investigadores obtuvieron los mismos resultados después de tomar en cuenta la educación, el número de parejas sexuales y la pertenencia étnica o religiosa.

¿El sexo tempranero supone indefectiblemente una frustración futura?

Algunos expertos emitieron críticas frente a estas conclusiones apuntando con el dedo el método utilizado: por ejemplo, la investigación no siguió a las parejas en el tiempo.

Otro problema: los autores del estudio nunca explicaron la asociación entre la primera relación física y el desarrollo de la pareja y se quedaron conformes con una hipótesis puramente subjetiva: «El posible desequilibrio entre las expectativas y la realidad sexual de las parejas podría socavar el proceso de formación de las mismas», dice el estudio publicado en el Journal of Sex Research. Traducción: las parejas con sexualidad «rápida» podrían desarrollar expectativas demasiado altas en relación con los requisitos de sus parejas y la frecuencia de las relaciones sexuales. Las expectativas decepcionadas con el tiempo llevaría al desgaste de la pareja.

Otro aspecto negativo del estudio es que no hay pruebas de que la razón de la insatisfacción en el matrimonio sea el sexo. Después de todo, una relación de pareja sostenible no se limita a la sexualidad.