Para que un encuentro sexual pueda ser catalogado como excelente y alguien pueda ser tenido como un buen amante no sólo vamos a tener en cuenta lo que es el sexo en sí, sino que también tendremos que valorar su actitud una vez que éste ha terminado. Te explicamos cómo hay que comportarse para no quedar mal después de haber tenido sexo

– Si se trata de un encuentro casual es importante que no salgas corriendo después de terminar. Aunque se trate de una persona a la que acabas de conocer, no está bien que todo se acabe con el sexo. No es necesario que le cuentes tu vida, pero una pequeña charla informal te hará ganar muchos puntos.

– Evita los temas delicados. Tanto con tu pareja como con alguien al que acabas de conocer, hablar de antiguas parejas, tamaños, cómo ha ido la cosa o cualquier otro tema polémico no es una buena idea. Es un momento para relajarse y disfrutarlo.

– Después de tener relaciones sexuales, uno se muestra más vulnerable, ya que, ha expuesto, en mayor o menor medida, su intimidad. Si el encuentro no ha ido todo lo bien que se esperaba, no es el momento de comentarlo. Ya habrá tiempo de hacerlo en otro momento de menor sensibilidad.

– Para las mujeres son tan importantes como el sexo, los preliminares y los momentos posteriores. Caricias, mimos y una buena conversación después del sexo harán que disfrute mucho más de ese encuentro y que te valore muy positivamente.

– A ellos, sin embargo, les gusta que les adulen un poco y le resalten sus virtudes en la cama. Coméntale las cosas que más te han gustado de ese encuentro, pero sin exagerarlo o forzando los comentarios porque en ese caso se dará cuenta.

– Si estás con alguien a quien realmente quieres, no dudes es disfrutarlo. Es una buena oportunidad para tener un momento de intimidad para el que muchas veces no somos capaces de encontrar tiempo.

Al final, lo importante es disfrutar de ese momento. No todos los chicos van a ser los más románticos y nos van a cubrir de mimos, ni todas las chicas nos van poner en el trono del rey del sexo. Hay que encontrar un equilibrio para dedicarle el tiempo necesario y que los dos estéis a gusto y sea un valor añadido al sexo.