Tienes tus valores personales, tus amigos tienen los suyos y tu compañero tiene los suyos. Además de la importancia que tienen la intensidad de tus sentimientos y de tu deseo, te toca definir qué tipo de relación amorosa y qué tipo de sexualidad deseas. ¿Deseas quedarte en los besos y en las caricias por el momento porque quieres aprender a conocer a tu compañero primero o te sientes como un objeto prestado para tener una relación de masturbación recíproca?

Así como cada persona es diferente, una relación sexual satisfactoria implica que informes de parte de tus gustos y de tus límites a tu compañero. Tu compañero debe respetarlos y no meterte presión o hacerte chantaje para que aceptes cambiar tus valores y hacer lo que quiere. Del mismo modo, es importante que escuches sus valores y que los respetes. Comunicándote con tu compañero, podrás ponerte de acuerdo en lo que a los dos os interesa.

¿QUÉ ES UNA RELACIÓN SEXUAL?

Una relación sexual es un intercambio de caricias entre los componentes de una pareja, ocasional o duradera, que procuran proporcionarse una excitación y un placer sexual. Por lo tanto, no se limita únicamente ni al acto de la penetración, ni a la consecución de un orgasmo como punto más alto del placer sexual. Una relación sexual Incluye besos, los tocamientos, las caricias, la exploración del cuerpo del compañero, la relación oral, la masturbación recíproca, etc.

Así como cada persona es diferente, tu definición de una relación sexual satisfactoria será probablemente diferente de la de tu pareja. Una relación sexual satisfactoria se produce cuando alberga todos los elementos importantes para cada uno de los compañeros. Cada uno tiene su receta y sus ingredientes.

Lo que es importante es saber cuál es el significado que le dan los dos, para compartirlo con su pareja y hablar de lo que les gusta y lo que les disgusta. Es importante saber que cuando el sexo no es deseado por una de las partes, no se trata de relación sexual, sino de un asalto sexual.

Una relación sexual sin orgasmo no quiere decir que no sea satisfactoria o que sea fastidiosa. Es normal no tener orgasmo siempre. Tener una relación sexual satisfactoria necesita de cierto aprendizaje y de que se den las circunstancias propicias.