Ausencia de deseo sexual

1 de cada 7 parejas no  practican sexo. La vida en pareja no sería tan ideal como podemos pensar, sobre todo en su parte sexual. Varios estudios han demostrado que después de varios años de relación, el deseo sexual se ausenta en un número importante de parejas.

El deseo sexual depende de cada persona, pero es imprescindible para obtener una excitación, provocar el placer y llegar al orgasmo.  A la ausencia de deseo sexual se llega por muchos factores: estrés, fatiga, dificultades profesionales o económicas, el aburrimiento por la vida diaria, la falta de disponibilidad y un sinfín más de causas. De este modo, la falta de libido provoca una disminución o falta total por el interés en tener relaciones sexuales. Este problema afecta en gran parte las mujeres que, en la gran mayoría de los casos, lo consideran un tabú y no se atreven a afrontarlo. Hoy hablaremos de las causas más comunes:

Falta de pasión: la pasión sexual se disminuye en una gran parte de parejas a lo largo de los años. Poco a poco, la excitación es más difícil de conseguir, cosa que convierte a la pareja, o a uno de ellos, en alguien totalmente insatisfecho. Frustración, culpabilidad, enfado e incomprensión son algunas de las sensaciones que se instalan progresivamente en la relación. Esta situación puede llevar a una separación o a que los dos finjan que están felices. Incluso, en muchos casos, ambos se llegan a  acostumbrar.

Rutina: hacer el amor en la misma cama, la misma habitación, con las mismas posturas sexuales, convierten la relación sexual en una relación triste y conlleva a la desaparición de seseo sexual.

Falta de tiempo: un modo de vida más estresante, la responsabilidad de los niños, vivir en ciudades diferentes o viajes constantes son algunos de los factores que contribuyen a la escasez de tiempo y que, finalmente,  influyen negativamente en la vida sexual de la pareja.

El inexorable paso del tiempo: el cuerpo puede tener varios cambios a lo largo de los años. El paso del tiempo afecta tanto el aspecto físico como el estado psicológico de la persona. Tanto hombres como mujeres pierden muy significativamente la autoestima cuando alcanzan sobrepeso.