Es recomendable variar las posturas sexuales

El cambio de posturas es bueno para evitar problemas. A veces, la monotonía se impone en algunas relaciones sexuales. No hay que dejar, bajo ningún concepto,  que esto suceda. Cambiar las posturas es un buen remedio. Para que todo el mundo tenga a mano algunas variantes y no se aburra siempre con las mismas prácticas, vamos a poner nuestro granito de arena con una colección de posturas sexuales.

1. El 69. Es mi postura favorita. Que te la chupen mientras tu realizas un cunnilingus a una vagina rasudarita es una bendición divina. Que no se pase ni una semana sin, al menos, realizar una vez  un 69.

2. La postura de Andrómaca es perfecta para darle el dominio a la mujer. Tú te tumbas, ella se sienta encima de ti y que te cabalgue. Que ponga ella el ritmo. Que lo adía a su antojo. mientras tú, ahí, a verlas venir. Es una experiencia de los más gratificante. Además, esta postura permite una penetración completa.

3. A veces pasa que, por no hacer las posturas más elementales, las desterramos y ya nunca las ponemos en marcha. De modo que, vuelven a ser las posturas menos practicadas y, por tanto, las más morbosas. Eso es lo que a mí me pasa con el misionero. No lo hago nunca porque está muy visto y, cuando, de vez en cuando se cuela un misionero debajo de mi edredón, está muy bien.

4. Ya sé que la felación no es una postura sexual propiamente dicha, pero, qué quieres que te diga, uno tiene sus debilidades y que te la chupen siempre está muy bien. O, al menos, a mí me lo parece.

5. La tijera es, en realidad, una posición poco habitual. A mí me gusta mucho, sinceramente. Al final, tu pene está rodeado de músculos vaginales por todas las partes y uno se siente bien recibido cuando esto sucede.

6. La postura sexual del galgo es imprescindible. Es la mejor de todas posturas posibles. permite una penetración muy profunda. Puedes tú dominar la situación, manejar el ritmo y la intensidad. Además, el papel sumiso que tiene que asumir la pareja, tiene su punto morboso. Por cierto, si alguien no conoce cómo es la postura del galgo no tiene más que observar como copulan los galgos.