El secreto es mejorar en sexo cada día

Con el tiempo cabe la posibilidad de que todo se vaya. Desafortunadamente, también sucede  con el sexo. Pero, en realidad, nosotros mismos podemos evitar que esto pase. Se trata de intentar mejorar constantemente en el sexo. De ir probando cosas nuevas. De no estancarnos en lo mismo siempre. En realidad, todo es cuestión de imaginación. Sólo hace  falta que tengamos presentes algunas ideas para mejorar constantemente en el sexo.  A continuación, te presentamos algunos trucos para mejorar permanentemente en el sexo.

Durante la penetración, pide a tu pareja que contraiga los músculos de su vagina. Esto reforzará su orgasmo y le dará otras sensaciones. Los músculos de la vagina, como cualquier otro grupo muscular, se pueden fortalecer. A mayor masa muscular, más placentera resultará esta práctica. La calidad de vuestro sexo será mucho mayor.

¿Has probado a contemplarte a ti y a tu pareja mientras realizáis sexo? Coloca un espejo en el techo de tal modo que podáis veros durante vuestros juegos.

No olvides que el órgano sexual más potente no es ni la vagina ni el pene, es el cerebro. Vuestra imaginación os puede llevar a sensaciones increíbles.

Si tanto tú como tu pareja realizáis algo de ejercicio físico normalmente, es posible que puedas realizar un abanico de posturas sexuales mucho mayor. La hora del sexo será mucho más gratificante.

¿Habéis probado en iniciaros en alguna técnica suave de BDSM? No es necesario ser muy extremista, basta con añadir algún concepto suave, como atarse al cabeceo de la cama. Añadir este tipo de variedades pueden aportar una excitación nueva y convertir un sexo monótono en algo completamente nuevo.

El sexo en el agua también tiene su encanto y su morbo. Puede llegar a resultar peligroso, así que tomad las medidas de seguridad oportunas, pero puede llegar a ser muy excitante. Pruébalo.

Algo muy atractivo es beber algo de champán con tu pareja. El alcohol os desinhivirá. No abuséis del champán, con un par de copas será suficiente para cumplir su objetivo. Escribid en unas tarjetas vuestras fantasías sexuales. De forma individual. Cada uno la suya. Sin prisas, comenzar a ir cumpliéndolas una a una.