Juguetes sexuales para adultos

El uso de juguetes sexuales no es cosa de ahora. Tendemos a pensar que todo lo hemos inventado nosotros, pero no es así. Y menos aún en el mundo del sexo. A lo largo de toda la Historia de la humanidad ha existido el sexo. Eso es innegable. Y  lo largo de todos estos milenios se ha investigado en la búsqueda del placer sexual.  El uso de algunos juguetes sexuales, como el dildo, se da desde hace miles de años.

 

Al consolador, probablemente el más antiguo de los juguetes sexuales, se le han dado dos formas de uso, fundamentalmente. Por un lado, su uso solitario para conseguir la estimulación sexual propia, ya sea por mujeres, para un uso fundamentalmente vaginal o por hombres, para un uso anal. Por otro lado, otro uso muy extendido del consolador es hacerle partícipe de la relación sexual de pareja y usarlo para dar y recibir placer. El consolador ha sido y es utilizado en los juegos sexuales tanto de parejas heterosexuales como homosexuales.

En la antigüedad, según en qué épocas se han venido utilizando como juguetes sexuales consoladores fabricados en madera o hueso. Por supuesto, y eso es propio de todas las épocas, es muy común el uso a modo de consolador de determinadas grutas y verduras. A saber: plátanos, pepinos, berenjenas, etc.

Pero el mundo de los juguetes sexuales no está poblado de manera exclusiva por consoladores. Para el pene existen multitud de juguetes sexuales que pueden hacer las delicias de la verga más exigente.

Uno de los juguetes sexuales más demandados son las vaginas artificiales. Sirven, como cualquiera se puede imaginar, para ser penetradas por el falo y simular el coito. Suelen ser fabricadas con silicona, aunque también existes algunas de otros materiales.

Los anillos para el pene también son muy requeridos en las tiendas especializadas. Se trata de una pieza con forma de aro que se coloca en el pene y que, al ejercer presión sobre las arterias del aparato sexual masculino, es capaz de atrapar sangre y, por tanto prolongar la erección. En algunos casos, el anillo cuenta con un estimulador a baterías para estimular el clítoris de la mujer.

Pero el mercado de los juguetes sexuales no acaba aquí. Existe toda una gama creciente de artículos que se van haciendo paso entre bolas chinas, bombas de vacío para el pene, vibradores, fundas para pene y un largo etcétera de objetos que haría las delicias de las mentes más lujuriosas.