Masturbación

La masturbación es un regalo que la naturaleza ha dado a los seres humanos como compensación por el resto de miserias que les hace padecer. La masturbación es la posibilidad permanente de obtener placer sexual sin necesidad de contar con nadie. Sin esperar a que otro u otra coincida contigo ni en sensaciones ni siquiera en el mismo punto del espacio. Para hacer un buen uso de la masturbación no hace falta nada más que tener ganas de hacerlo.

Generalmente, los varones se masturban subiendo y bajando la mano que aprisiona al pene. Pero, obviamente, no es la única técnica posible para la masturbación masculina. Usar los dedos índice y pulgar para estimular el frenillo es otra de las técnicas más usadas. Por lo enerva, la mano libre puede servir para acariciarse los testículo,s l zona del perigeo o, incluso, la zona anal.

Las mujeres se masturban, casi siempre estimulando el clítoris. El clítoris de una mujer es ese botoncito mágico que sólo está ahí para dar placer. Se trata del único órgano humano que no tienen ninguna otra función que dar placer a las mujeres. Y ellas saben usarlo en beneficio propio. Con sus propios dedos o con algún objeto destinado o no  a ese fin.

Los hombres, cuando utilizan su propias manos, en lugar de objetos como muñecas hinchables, para masturbase no suelen utilizar geles o lubricantes salvo que estén circuncidados, en cuyo caso son necesarios para reducir la fricción del capullo con la mano. Las mujeres, por lo general sí que utilizan lubricantes para masturbarse. Aunque generen suficiente flujo vaginal como para lubricar adecuadamente les suele resultar más agradable el uso de algún lubricante.

La masturbación es una práctica común y habitual de prácticamente toda las población sana. Todo el mundo se masturba y así debe ser. La masturbación no responde a ningún tipo de perversión, ni mucho menos a ninguna enfermedad. El hecho de masturbarse es algo completamente normal, sano e inherente a la condición existencial del ser humano aunque, históricamente, los intereses generados en torno a ciertos poderes fácticos así nos lo hayan venido contando. Afortunadamente, la normalización de la masturbación en la sociedad hacer años que se produjo con total éxito.