Turismo sexual

El turismo sexual, como concepto, es simple. Consiste, simplemente, en el hecho de viajar fuera de tu país o, incluso, de tu provincia, con la finalidad exclusiva de tener relaciones sexuales con personas nativas del país visitado. El turismo sexual cada vez es más frecuente en casi todas las partes del mundo. En el 99 por ciento de los casos, estas prestaciones sexuales se producen a cambio de algún tipo de remuneración económica. Estas relaciones sexuales pueden ser llevadas a cabo por prostitutas o prostitutos profesionales o en algunos locales donde se puede encontrar personas que buscan algún otro tipo de beneficio material a cambio de sexo pero que no  llegan a ser profesionales.

El turismo sexual ha dejado de ser un acto mayoritariamente masculino y ha pasado a extenderse, también, al género femenino. Las personas que practican turismo sexual generalmente viajan desde los países occidentales hacia los países  menos desarrollados. Entre los hombres, esta experiencia se da entre personas de cualquier edad y condición social, sin embargo, entre mujeres, se repite con asiduidad el perfil de señora mayor de clase media alta que van en busca de experiencias sexuales con jovencitos. Son muchos los países que son visitados tanto por hombres como por mujeres con la casi exclusiva finalidad de explorar nuevas aventuras sexuales.

Las preferencias geográficas, tanto de hombres como de mujeres, suelen ser Cabo Verde, Gambia o Marruecos en África o, en las islas del Caribe, Bahamas, Cuba o República Dominicana, donde existe una cantidad ingente de hombres y mujeres jóvenes que ofrecen sus servicios.  Otro tipo de turismo sexual es el relacionado con parejas liberales. Bien para realizar intercambio de parejas o bien para incluir algún participante más en sus encuentros sexuales. Este tipo de personas pueden visitar establecimientos turísticos bajo reserva, incluso hay, cada vez más, agencias de viaje especializadas en la prestación de este servicio turístico.

Los países más frecuentemente afectados por el turismo sexual, especialmente por los  visitantes provenientes de Europa Occidental, China y Corea, son Filipinas y Tailandia, así como algunos países de Europa del Este, África del Norte y Cuba. En los últimos años, algunos de estos países, como Tailandia y Marruecos han implementado recientemente políticas activas de lucha contra este fenómeno.