Sueños eróticos

El sexo con extraños es el sueño erótico favorito de hombres y mujeres. Encontrarse  en el ascensor con esa vecina con la que apenas has coincidido y, sin apenas intercambiar palabra, ponerse a meterle la mano entre las piernas con su total aprobación es un sueño erótico recurrente para muchos hombres. Para ellas, al escena podría ser diferente, pero el resultado es el mismo. Recién salida de la ducha, mojada bajo una toalla, sale a abrir la puerta al musculoso y sudado repartidor de las páginas amarillas para, inmediatamente y sin mediar palabra, abalanzarse sobre él sin apenas darle tiempo de entender qué es lo que en realidad  está pasando.

Hombres y mujeres dicen escoger el sexo con extraños por encima del resto de sueños eróticos pero, por supuesto, se trata sólo de el inicio de una larga lista de sueños eróticos presentes en el imaginario sexual íntimo. Aunque la opción más elegida es común a ambos sexos, no sucede así en todos los casos. El resto de sueños eróticos cuenta con una marcada diferenciación según el sexo.

Las mujeres, por ejemplo, tienen presente entre sus sueños eróticos la posibilidad de tener sexo cono otras mujeres. Casi todas las mujeres tiene latente este deseo aunque no se trate de personas con tendencias homosexuales en absoluto. El morbo que les proporciona el encuentro íntimo con otra mujer está por encima de su condición heterosexual.

En el caso de los hombres, mantener sexo con, al menos, dos mujeres a la vez es, después del sexo con extraños, la fantasía erótica recurrente. Todos los hombres han anhelado realizar un trío con o sin sus parejas. Todos lo hombres han soñado con verse en esta situación alguna vez. El miedo a no estar a la altura, sin embargo, también es muy frecuente.

Avanzando en la lista de sueños sexuales llegamos a otro común para ambos sexo. Convertirse en un objeto sexual para alguien del sexo contrario también está vivo en el subconsciente de hombres y mujeres. Verse obligado u obligada a someterse bajo la pareja dominante despierta el morbo por igual en hombres y mujeres.