Sexo anal

Explicar en qué consiste el sexo anal resulta sencillo. Se trata de la penetración, por lo general fálica, del ano. El sexo anal, también denominado sodomía, tiene un lado divertido. Una vez que se ha superado el miedo a la oleada de dolor y  siempre que ambos participantes se entreguen con un mínimo de entusiasmo, el nivel de excitación puede llevar a alcanzar el orgasmo con facilidad. Esta posición es muy popular entre los que gustan de las relaciones entre dominantes y dominados ya que parte de una posición donde uno muestra su situación de dominación sobre el otro.

El uso de un lubricante es muy recomendable tanto para facilitar la penetración como para evitar el riesgo de pequeños cortes que produzcan algún tipo de sangrado. Una pequeña herida en ese lugar puede ser muy difícil de curar sin que padezca infecciones. Tampoco está de más hacer uso de mucha paciencia y mucho tacto, sobre todo las primeras veces, cuando el ano aún no está acostumbrado a recibir objetos y sí a expulsarlos.

Como en todo tipo de relación sexual, resulta muy importante usar un condón en el comienzo de la penetración para evitar la transmisión de enfermedades de transmisión sexual y el intercambio de bacterias. Hay que tener muy presente cuál es el uso que ordinariamente damos al ano para comprender que todo tipo de infecciones pueden estar muy cerca si se produce un contacto directo

Para los hombres que hacen penetrar sus penes en ano ajeno, la sodomía es, a menudo, algo agradable de practicar. El pene entra más apretado en el ano que en la la vagina, y el movimiento de ida y vuelta es más eficiente. Para las mujeres o para los hombres que ofrezcan su ano para realizar esta práctica, si se hace con mucho cuidado, también puede llegar a ser algo placentero. Pero hay un primer umbral del dolor que hay que superar con mucha delicadeza antes de llegar al placer.

Existen multitud de juguetes eróticos ideados exclusivamente para el sexo anal. Desde consoladores anales hasta bolas chinas para el ano pasando por una larga lista de objetos que pueden ayudarnos a hacer de esta práctica algo verdaderamente delicioso.