La eyaculación precoz suele tener solución

Históricamente, los hombres afectados por el problema que supone la eyaculación precoz han tratado de aprender a controlar su eyaculación con mayor o menor éxito. Hoy en día existen varios métodos de probada eficacia en la mayoría de los casos. Existen varios tipos de terapias psicológicas individuales y de pareja.  Para aquellos casos en que la psicología no sea suficiente, también se han ido incorporando al mercado una serie de tratamientos farmacológicos que, en determinados casos, son de gran ayuda para controlar la eyaculación precoz.

La mayoría de las terapias contra la eyaculación precoz son muy similares y parten de la misma pregunta. Para evitar la eyaculación precoz, la primera pregunta que se hace un hombre en tales circunstancias es ¿qué métodos permiten aprender a controlar la eyaculación? Se trata, fundamentalmente, de aprender a identificar las sensaciones anteriores al orgasmo con el fin de aprender a controlar la excitación sexual. La mayoría de estos métodos se basan en el trabajo de Masters y Johnson, dos americanos que en los años 60 estudiaron la sexualidad humana. Gracias a sus estudios  se han desarrollado métodos específicos para el tratamiento de diferentes trastornos sexuales

Cuando las terapias psicológicas no son suficientes y, siempre que nos lo prescriba un profesional, se puede recurrir a las soluciones farmacológicas. Algunos medicamentos tienen la capacidad de frenar el reflejo eyaculatorio. Sin embargo, la mayoría de expertos creen que los fármacos no deben tomarse sin más y, necesariamente, deben ir acompañadas del apoyo que supone la terapia sexual. Hasta abril de 2013,el mercado farmacológico no ofrecía soluciones a este problema. Desde abril de 2013, existe un primer tratamiento, la dapoxetina que se trata de un tratamiento farmacológico pionero e innovador en el tratamiento de la eyaculación precoz para pacientes de edad comprendida entre los  18 y los 64 años de edad.

Al margen de las terapias psicológicas y los tratamientos con fármacos, hay otros métodos que solos o en compañía de otros pueden resultar de mucha utilidad.  Algunos ejemplos de este tipo de métodos son la relajación y la hipnosis. es importante que no olvidemos que el 80% de los casos de eyaculación precoz responden a causas de origen psicológico y solo el 20% restante tienen su origen en problemas físicos.