El sexo frecuente mejora la salud

La verdad es que no creo que me canse nunca de repetir lo bueno que es tener sexo frecuente, de hablar de las bondades de tan estimulante práctica. Y, aunque nuestra sociedad avanzada ya cuenta con suficientes evidencias al respecto, cada día continúan surgiendo nuevos datos que no hacen sino confirmar mis afirmaciones en este sentido.  El sexo frecuentees bueno para casi todo.

De acuerdo con un estudio realizado por el departamento de sociología de la Universidad de Wilkes, en Estados Unidos, se determinó que el sistema inmunológico de aquellas personas que mantenían relaciones sexuales al menos una vez a la semana estaba dotado de ciertas defensas en mayor cantidad que aquellos que practicaban sexo con una frecuencia inferior. Nuevas devidencias que demuestran que el sexo frecuente es bueno para la salud.

Mantener sexo con frecuencia aumenta la libido. Cuanto más sexo, más ganas de practicar sexo y,  por tanto, más libido y cuanta más libido, más sexo y así sucesivamente. Estamos ante un círculo vicioso que retroalimenta sexo con libido y viceversa. Además, el sexo frecuente mejora la lubricación vaginal y mejora el flujo sanguíneo que, por su lado, también favorece el placer sexual.

Tener sexo frecuente proporciona un perineo más musculoso. Un suelo pélvico bien ejercitado no sólo ayuda a mejorar el orgasmo femenino y la resistencia bajo el edredón a los hombres  sino que, además, es muy útil  también para prevenir la incontinencia urinaria y el prolapso genital.

El sexo frecuente reduce la presión arterial tal y como han venido señalando numerosos estudios. En general, este tipo de investigaciones ha establecido una relación directa entre la actividad sexual regular y la mejoría en la presión arterial.

El sexo también resulta ser bueno para el corazón. Las relaciones sexuales mantienen el equilibrio entre el estrógeno y la testosterona en el organismo, lo que supone un equilibrio esencial para la salud del corazón.

El sexo frecuente también reduce el riesgo de cáncer de próstata. De hecho, un estudio estadounidense encontró que los que disfrutan, por lo menos, 21 eyaculaciones mensuales, son menos propensos a desarrollar cáncer de próstata. Las mujeres también se benefician de un menor riesgo de cáncer de mama  gracias a la estimulación de los pezones.