Viagra rosa

La Viagra rosa ya está en marcha. después de una gran cantidad de intentos frustrados, una empresa farmacéutica británica ha anunciado que para 2015 se lanzará al mercado la ORL101, conocida popularmente como la Viagra rosa. La función del medicamento es la de conseguir subir el nivel de estímulo sexual en aquellas mujeres que tienen problemas con su libido.

Según anuncian sus fabricantes, la Viagra rosa está compuesta, fundamentalmente, de melatonina. Se trata de una hormona que el organismo humano produce de forma natural y que ya ha sido sintetizada y puesta a la venta para determinados tratamientos homeopáticos. Su uso actual tiene que ver con la regularización de los horarios en casos donde es necesario enfrentarse a trastornos del sueño. Según los responsables del laboratorio basta asegurar un correcto balance entre determinados neurotransmisores para conseguir el efecto deseado de regularización de niveles normales de deseo sexual.

El único efecto secundario que parece que provocará la Viagra rosa es la falta de apetito. Sin duda, ambos efectos pueden llegar a ser muy apreciados por un gran número de mujeres y hombres, aunque habrá que esperar para conocer qué hay de cierto en todo esto ya que, hasta ahora, sólo contamos con los comunicados del laboratorio farmacéutico para hacernos una idea.

El precio de cala Viagra rosa estará en torno a los 15 €. Si tenemos en cuenta que, probablemente, sea diagnosticada a millones de personas, como ya está sucediendo con la Viagra masculina, parece que los ingresos que, por este desarrollo farmacológico va a recaudar el laboratorio no serán, en absoluto, una cuestión menor.

La Viagra rosa habrá que tomarse entre 5 y 15 minutos antes de la sesión sexual. Y sus efectos durarán un tiempo estará en torno a los 120 minutos. La libido de cualquier mujer, a pesar de los problemas que pueda tener encima, se despertara y la convertirá en una auténtica en la cama y con el único efecto secundario de bajarle el apetito y, por tanto, mejorarle la figura. Para los escépticos y escépticas, lo mejor es esperar a su lanzamiento en unos pocos meses y proceder a su evaluación entonces, cuando tengamos información suficiente sobre el medicamento.