Alimentos que potencian el sexo

Los alimentos afrodisíacos son parte de nuestra dieta habitual y, frecuentemente, lo desconocemos. Pero, además del efecto afrodisíaco, determinados alimentos nos pueden facilitar un energía extra para una largo noche de pasión sexual desbocada. Para ello no hace falta recurrir a alimentos complicados de conseguir un breve repaso por cualquier cocina nos puede facilitar una colección de alimentos que nos pueden ayudar en nuestras tareas sexuales.

No es necesario preparar extrañas pócimas ni infalibles filtros sexuales. Eso es cosa del pasado, cuando aún no teníamos un completo conocimiento sobre la composición de los alimentos y su influencia en el organismo humano. Basta con que nuestras comidas o cenas habituales estén cargadas de algunos de los alimentos que favorecen nuestra salud sexual para que nuestra vida sexual evoluciona de forma muy favorable.

El apio hace despertar la libido de una forma desproporcionada. Sus efectos son rápidos y mucho más que eficaces.  Nos provoca una atracción extra por nuestra pareja sexual. Las feromonas se disparan con esta verdura y pueden llegar a provocar verdadera incontinencia sexual con nuestra pareja. Si no queremos ser demasiado fogosos conviene moderar su consumo.

El brócoli pone en marcha el motor sexual masculino de una manera rápida y eficaz. Sus altas cantidades de indol-3-carbinol es un potenciador natural de la libido del hombre. El deseo sexual se ve multiplicado por el consumo de brócoli.

El clavo es un condimento que a lo largo de los siglos se ha utilizado para tratar la disfunción sexual masculina. Su aroma agradable lo hace ideal para su consumo con cualquier tipo de comida. Sus efectos son inmediatos.

El plátano nos aporta todo el potasio necesario para poner en marcha una larga noche de intenso recorrido sexual. Además del potasio, la vitamina B que abunda en los plátanos son fundamentales para enfrentarse a complicadas tareas donde la resistencia es necesaria.

La Sandía contiene una enorme cantidad de aminoácidos que favorecen la buena salud vascular. La salud vascular nos hace tener un corazón sano. Un corazón sano hace tener un sistema circulatorio sano y ambas circunstancias son imprescindibles para tener un buen impulso sexual.