Trigasmo

El trigasmo es una auténtica bomba sexual para cualquier mujer. Llegar al orgasmo es el punto álgido de cualquier relación sexual. ya sea para un hombre o para una mujer. Cualquier tipo de práctica sexual puede ser algo muy divertido y muy placentero pero nada llega a la intensidad del orgasmo. EL orgasmo es el fin de cualquier encuentro de naturaleza sexual. Las mujeres pueden llegar a conseguirlo por tres vías. Nos encontramos ante el trigasmo.

El organismo femenino cuenta con tres zonas erógenas con una sensibilidad muy especial respecto a cualquier otra. Se trata del Punto G, el ano y el clítoris. Una mujer puede llegar a conseguir un orgasmo por cualquiera de estas tres vías. Además, el tipo de orgasmo, según la vía elegida, es muy diferente. A la habilidad para conseguir un orgasmo pro las tres vías de forma simultánea se le ola trigasmo. Estamos ante el seso más añorado por cualquier mujer que se precie de valorar su vidas sexual.

Conseguir un trigasmo no es algo sencillo pero, con un mínimo de conocimiento del propio cuerpo, la suficiente paciencia y algo de experiencia es posible llegar a alcanzarlo. Para ello resulta imprescindible tener una amplia información sobre las estipulaciones más adecuadas para cada una de las zonas erógenas que, en este caso, son do nuestro interés.

El Punto G ocupa un lugar en la parece de la vagina, en la parte superior. Se encuentra muy cerca de la entrada de la vagina. Produce orgasmos de una potencia increíble. Se puede estimular bien con el pene o con los dedos, curvándolos ligeramente hacia arriba.

El ano cuenta con multitudes de terminaciones nerviosa. La mejor forma de estimulación anal consiste en aplicarse un gel lubricante al agua y realizar masajes circulares con cierta presión sobre el ano.

Respeco a clítoris hay poco que añadir. Como todos sabemos se trata del único órgano que existe en el cuerpo humano generado, únicamente, para causar placer. No tiene ninguna otra función. La estimulación del clítoris  se puede realizar con los dedos realizando un pequeño masaje una vez se ha lubricado lo suficiente.