Mujeres y sexo

1. Las mujeres tienen menos deseo que los hombres.

Es cierto que los hombres reaccionan con mayor rapidez y facilidad a la excitación. Esto no significa que las mujeres tengan menor deseo, sino que lo expresan de otro modo. Ellas necesitan principalmente sentirse deseadas.

2. Las mujeres hablan más de sexo entre ellas que los hombres.

No necesariamente tiene que ser así. Es cierto que, en general, las mujeres hablan mucho más que los hombres y, por lo tanto, podemos suponer que hablarán más de sexo. Pero lo hacen de un modo diferente, no más que los hombres. Ellas le dan importancia a los detalles románticos antes de pasar a lo picante, mientras que los hombres no son tan detallistas y van más al grano.

3. Les gusta tomarse su tiempo.

A veces, sí y a veces, no. Es sabido que las mujeres le dan mucha importancia a los preliminares, pero hay momentos en los que también les apetece un poco de sexo salvaje sin tanta preparación.

4. A todas les gusta que les hagan sexo oral.

Claro que no. Una gran parte de las mujeres ha practicado el cunilingus en alguna ocasión, pero a todas no les resulta una práctica tan agradable y placentera como a otras.

5. El sexo no tiene importancia para ellas.

Existe también la idea de que a las mujeres no les gusta el sexo, que prefieren tener una relación o una familia aunque implique una vida sexual más deficiente. No es cierto. A las mujeres les gusta el sexo tanto como a los hombres, lo que pasa es que intentan conciliar las dos cosas.

6. Necesitan estar enamoradas para hacer el amor.

Quizá hace tiempo esto era cierto, pero cada vez más las mujeres tienen muy claro que una cosa es el amor y otra el sexo.

7. Si no lubrica de forma natural es porque no quiere sexo.

No es cierto. Hay mujeres que, por diferentes causas, sufren de sequedad vaginal y la falta de deseo no es, en la mayoría de los casos, una de ellas.

8. Las mujeres se masturban muy poco o nada.

Es muy difícil determinarlo. La masturbación femenina sigue siendo un tema tabú para la mayoría de ellas y, aunque muchas lo practican, no todas reconocen hacerlo.

9. Las mujeres son más románticas.

Sí es cierto. Les encanta que las sorprendas con un ramos de flores, algún regalo sorpresa, un piropo… aunque también les gustan los hombres un poco rebeldes y que no ceden siempre a sus deseos.

10. El placer de la mujer depende del tamaño del pene.

La vagina tiene una profundidad limitada y el punto G se encuentra a unos 4 cm. de la entrada. Para excitar a una mujer no se necesita un pene enorme. Las caricias, los besos y nuestra habilidad y dedicación son factores mucho más importantes.