El beso perfecto

No podemos negar que uno de los mayores placeres que nos podemos encontrar es un beso. Unir nuestros labios con los labios de otra persona a la que deseamos es uno de los momentos más íntimos y especiales que podemos tener. Por eso, un mal beso puede llevar al traste las expectativas que teníamos con esa persona o estropear una cita que, hasta ese momento, se estaba siendo de película. Para evitar que eso te pueda ocurrir, te vamos a dar algunos trucos para que seas toda una experta en el arte de besar y aprendas a dar el beso perfecto.

Lo primero que debes hacer es tomarte las cosas con calma. Meterle la lengua hasta la garganta y girarla como si estuvieras centrifugando, no es la mejor manera. Empieza besando sus labios con suavidad para que llegar a esa sensación de querer más. Ve introduciendo poco a poco tu lengua en su boca y realiza pequeños roces con la suya. Trata de besar todos los rincones de su boca, sin prisa, pero que note tu pasión.

Para conseguir un beso perfecto necesitamos algo más que la lengua y los labios. La postura en la que demos ese beso también es muy importante. Para que ese beso sea inolvidable debes asegurarte de que vuestros cuerpos estén totalmente en contacto e ir presionando tu cuerpo contra el suyo según vaya aumentado la pasión. Algún leve gemido mientras os estáis besando le puede añadir un plus de sensualidad. También debes saber utilizar tus manos. Acariciar su cara, su pelo o su espalda sutilmente mientras os estáis besando puede marcar la diferencia entre un gran beso y un beso inolvidable.

En todo caso, una de las claves fundamentales para conseguir ese beso perfecto, es tu seguridad en ti misma. Si estás relajada, no dudas y sabes lo que haces y lo que quieres conseguir, todo será mucho más fácil porque él va a percibir también esa sensación de seguridad. Respira con normalidad y recuerda que besarse es muy divertido.

Al final, el beso perfecto se consigue, no cuando a ellos le excita o a nosotras nos encante, sino cuando los dos disfrutáis al máximo de esa sensación tan maravillosa.