La vida de sexual de pareja a veces decae

¿Parece que la vida sexual en pareja ya no es lo que era? Puede que todo tenga una explicación. Quizás no estemos ante un problema de falta de libido por tu parte o por la de tu pareja, pude e que la explicación sea mucho más sencilla. ¿Te has pareado a pensar que tus conductas, tus hábitos y tus comportamientos tienen una influencia importantísima sobre vuestra vida sexual en pareja? ¿Te has parado a pensar que pude que estás haciendo cosas que no ayudan a mantener relaciones sexuales?

Hasta el sexo se puede volver algo tedioso y monótono. Si la rutina se instala en la vida sexual en pareja estamos perdidos. Y no hay nada menor para facilitarle el trabajo al muermo que asumir determinadas conductas como habituales. Es posible que tu pareja está un poco hastiada de determinadas cosas. Vamos a dar un repaso por algunas de las más frecuentes.

¿Dejas la puerta del baño a vierta cuando vas a hacer de vientre? Por mucha confianza que tengas con tu pareja a nadie le agrada ver a alguien cagando. Puede que sea una de las escenas menos relacionadas con el erotismo que podamos imaginar. La vida sexual de pareja no precisa presenciar set tipo de cosas.

¿Cómo es tu ropa de dormir? En ocasiones ocurre que para dormir nos ponemos la ropa más vieja y fea que tenemos. De la misma manera que vernos vestidos de forma elegante estimula la vida sexual de pareja sucede al contrario. Cuando vamos vetados como pordioseros somos capaces de bajar la libido a límites insospechados al más pintado. Evita esto. Vete a la cama con ropa que te haga sentir cómodo pero que también te haga sentir atractivo o atractiva.

¿Preguntas a tu pareja si esta noche toca? Si es así, estás cometiendo un gran error. Ese tipo de cosas nunca se pregunta. ¿Has probarlo a la seducción a través de las caricias, de las muestras de cariño, de los besos? La magia no se consigue con preguntas sino consiguiendo trasladar sensaciones. la vida sexual de pareja es tanto más intensa cuanto mayor número de cosas podamos decirnos sin utilizar las palabras.