Sexo oral

Que el sexo oral es una de las prácticas sexuales que más se dan entre todo tipo de parejas no será novedoso para nadie. Es una técnica que, practicada con las medidas de seguridad adecuadas y la higiene correspondiente no presenta ningún riesgo. Además es aló totalmente gratificante tanto para el que la realiza como para el que lo recibe. El sexo oral, tanto en hombres como en mujeres es una experiencia muy placentera y que, desde siempre, ha estado presente en el catálogo de actividades sexuales más habituales.

En épocas de represión tanto sexual como a otros niveles, el sexo oral, sin embargo, ha sido mal vista e, incluso, perseguida. Afortunadamente, todo eso pasó y, una vez superados los periodos en los que, sobre todo para las mujeres, era tabú, se vuelve a imponer con la fuerza que sólo una práctica sexual tan apreciada por todos puede hacer.

En el caso de los hombres, el sexo oral se denomina felación. Al margen de las diferentes variantes que pudieran existir, la gelación se practica simulando que la boca es una vagina. La persona que realiza la gelación se introduce el glande en la boca y, con movimientos rítmicos arriba y abajo va estimulando el pene del compañero de fatigas. Puede acompañarse de succión y/o de lametones con la lengua. También es posible que la lengua, en particular, y la boca, en general, recorra otras partes accesorias al pene como los testículos o la bolsa escrotal, o que, sin duda, hace alcanzar un mayor nivel de satisfacción sexual.

En el caso de las mujeres, el sexo oral recibe el nombre de cunnilingus. Al igual que en la práctica masculina, este tipo de técnica admite múltiples variaciones pero, básicamente, consiste en estimular el clítoris y la vagina con la lengua de la persona que realiza la faena. A la lengua se le pueden sumar los labios y los dientes. El recorrido se puede limitar al clítoris y la vagina o no, pudiendo extenderse al perineo e, incluso, al ano. El uso de la saliva y el manejo de los tiempos pueden marcar la diferencia entre un cunnilingus de calidad y uno mediocre.