Prevención en materia sexual

La prevención es fundamental  para casi todo En materia sexual también se¡acede lo mismo, Un via sexual activa y saludable es un regalo, por eso para mantenerla es fundamental que guardemos todas las precauciones higiénicas y profilácticas que tengamos a nuestro alcance. Pero, en realidad, aunque tengamos una única pareja sexual no es suficiente. Cada uno no sólo tiene sexo con nuestra pareja sino con todo su historial sexual lo que, en ocasiones, hace que la prevención, en este caso sea aún más necesaria.

Es necesario, para estar totalmente tranquilos con nuestra vida sexual, practicar periódicamente unas sencillas pruebas médicas que nos ayudarán a la prevención de enfermedades o, en el caso de tenerlas, a tener un tratamiento rápido basado en el diagnóstico precoz. No existe una única prueba que sea capaz de detectar todas las enfermedades de transmisión sexual, por eso, para asegurarnos de una buena salud sexual, es conveniente realizarnos todas aquellas.

Para la prevención del SIDA es necesario hacer la prueba del VIH. Por medio de un sencillo análisis de sangre, a través de un hisopo o, incluso, con un análisis de orina serán capaces de localizar anticuerpos en nuestro organismo o, por el contrario, descartar esa posibilidad.

La sífilis es otra de las enfermedades de carácter sexual que podemos localizar bien a través de una análisis de sangre, bien a través de de una úlcera provocada por la infección. La prevención de las peores consecuencias que puede ocasionar esta enfermedad pueden alcanzarse gracias un diagnóstica precoz, por lo que resulta i¡muy interesante rezlizarse las pruebas de forma periódica.

El virus del papiloma humano, en el caso de las mujeres, se analiza tomaron una pequeña muestra de las células que componen el cuello del útero. Una sencilla exploración que nos puede ayudar en la prevención del desarrollo de la enfermedad,

La clamidia es otro tipo de enfermedad de carácter sexual cuyo control a través de la prevención es necesario llevar a cabo cuando se tiene una vida sexual activa. la prueba, en este caso, salgo más complicada ya que requiere un examen físico además de un análisis de secreción del ano, uretra o vagina. Aunque este sea el protocolo médico habitual, también podría detectarse a través de una muestra de las células del cuello uterino, pene, vagina o ano.