La concentración en el sexo

La concentración no debe perderse nunca en el sexo. En realidad, hacerlo en cualquier actividad que realizamos, sin duda, empeora la calidad de lo que quiera que sea aquello que estemos haciendo. En el sexo las cosas no son diferentes. No tener la atención adecuada, no estar pendiente de lo que está sucediendo no hace más que empeorar una experiencia, que con el nivel de concentración no adecuado podría ser algo delicioso.

Muchas veces, en realidad no sabemos ni qué es aquello de la concentración. En el sexo, realmente se trata de encontrar sinergias entre la mente y el cuerpo. Que todos nuestros sentidos están alerta para recibir todos los estímulos que el propio cuerpo y el de quien nos acompaña nos están enviando para procesarlos y transformarlos en momentos de placer únicos. Si se trata de ser algo más concretos, os vamos a dar algunos consejos.

Para conseguir el nivel de concentración  adecuado lo primero es olvidarse de las prisas. Las prisas no son buenas consejeras para nada, especialmente para el sexo. los preliminares, la exploración de los cuerpos antes de la batalla y los pequeños placeres que las caricias, los abrazos y los besos proporcionan no son algo desdeñable además de convertirse en algo imprescindible para estar lo suficientemente alerta.

La creatividad en las relaciones sexuales pueden convertirlas en algo único. nadie se muestra tan concentrado en algo como al creador embelesado por su obra. Es una buena idea para alcanzar el nivel de concentración deseado con el sexo interpretar nuestro papel de creadores de experiencias sexuales durante cualquier encuentro de esta naturaleza.

Introducir un elemento novedoso en la sesión sexual siempre eleva la capacidad de concentración. Un juguete erótico, una persona o un ambiente no habituales en nuestra relación sexual con esta persona, sin duda, hace que nos concentremos mucho más en lo que estamos haciendo. La concentración siempre es superior si introducimos un elemento nuevo.

Por supuesto, para tener la concentración necesaria para una sesión de sexo adecuada resulta imprescindible que las tecnologías estén, completamente apagadas. Estar pendientes de las redes sociales, el email y la mensajería instantánea facilita más bien poco la concentración en el encuentro sexual.