En muchas ocasiones, la desconfianza hacia nuestra pareja, los celos o simplemente el interés por demostrarle lo mucho que lo queremos, hacen que consigamos precisamente el efecto contrario al que buscamos. Hacemos que se sienta agobiado y que poco a poco se vaya alejando de nosotras. Si queremos mantener a un hombre a nuestro lado, es muy importante que no le agobiemos ni le asfixiemos porque es el motivo de ruptura de muchas parejas. Para conseguirlo os vamos dar las 10 claves para no agobiar a un hombre.

1. Que tenga su espacio. Ninguna relación sale adelante si se anula a alguno de los dos como individuo. Es importante, y necesario, que tengáis tiempo para vuestras aficiones y para los amigos, pero por separado. Estar todo el día juntos haciendo lo mismo, no aporta ninguna novedad a la relación.

2. Respeta su privacidad. La intimidad de cada uno es muy importante. Además de que a ninguno nos gusta que toquen nuestras cosas, demuestra un nivel importante de desconfianza.

3. No le controles. No es necesario que sepas dónde está en cada momento y qué es lo que está haciendo.

4. No le exijas que sea perfecto. Pero tampoco lo hagas contigo misma. Piensa que le conociste con esos defectos y, a pesar de ellos, te enamoró.

5. No exijas demostraciones de amor. Los detalles románticos y las muestras de afecto son muy buenos para mantener la buena salud de una relación, pero siempre que sean espontáneas.  Cuando se convierten en una obligación se consigue lo contrario.

6. Respeta su opinión. Para que una relación funcione, es importante que las cosas no se hagan siempre como uno de los dos quiere. Se debe llegar a acuerdos teniendo siempre en cuenta la opinión del otro.

7. No vivas con el miedo al rechazo. Muchas personas viven con el temor constante a ser abandonadas por su pareja. Hay que tener claro que, muchas veces, el amor no dura eternamente así que, lo mejor, es disfrutar de lo que tienes ahora y ya se verá más adelante.

8. Olvida los interrogatorios. En la pareja debe existir una comunicación cordial y un diálogo, pero eso no es lo mismo que estar todo el día haciendo preguntas.

9. Controla los celos. No pasa nada porque tenga amigas, seguro que tú también tienes amigos  y no por ello tiene que pasar nada con ellos. Los celos injustificados acaban por romper una relación.

10. Quiérete a ti misma. Es muchas veces, la falta de confianza en nosotras mismas, la que hace que nos mostremos siempre a la defensiva. Si tenemos claros nuestros sentimientos no debemos temer nada.