Strip póker

El póker es un juego de mesa conocido por todos que se juega en el mundo entero desde hace siglos. Sin embargo, se empezó a popularizar a partir de 1830, cuando llega a Estados Unidos y se organizan partidas en los barcos que navegaban por el Misisipi y, más tarde, en los salones del lejano oeste, donde se disputaban animadas partidas entre vapores de whisky, humo de tabaco y la música de alguna pianola. Lo que buscamos, cuando combinamos este juego de cartas con el striptease, es recrear ese ambiente aventurero dándole un toque más picante.

Las partidas pueden ser en pareja o, si sois más atrevidos, con varias parejas. Las reglas que se siguen son las mismas de una partida de póker con la salvedad de que el que pierde la partida, tiene que despojarse de una prenda. El primero que se queda sin ropa es el que pierde el juego.

Para que podáis disfrutar de una buena partida de strip póker os vamos a dar cinco claves:

1- Recrea el ambiente de las viejas partidas de póker. Una buena ambientación puede hacer que la partida sea mucho más erótica que si simplemente te limitas a jugar en la cocina. Películas como “La leyenda de la ciudad sin nombre”, “Sin perdón” o “El golpe” te pueden ayudar.

2- Sin prisas. No se trata de que uno de los dos acabe desnudo lo antes posible, sino de que os vayáis calentando poco a poco.

3- Desnúdate con estilo. No te quites la ropa como si fueras a ducharte. Hazlo despacio y con erotismo.

 4- Escoge la ropa interior. Con este juego pretendemos excitar a nuestra pareja, así que debemos tener cuidado con lo que nos ponemos. La ropa interior va a ser lo último que nos quitemos y debe ser sexy. La visión de un tanga o un liguero mientras se juega puede ponernos a cien.

 5- La temperatura. Aunque la nuestra va a ir subiendo poco a poco, es recomendable que la temperatura exterior sea agradable. Tened en cuenta que vais a estar mucho tiempo semidesnudos y estar tiritando de frío no resulta muy erótico.