Existen una serie de mitos entorno a la sexualidad de los hombres, bien por falta de información, errores o modelos estereotipados, que hacen que lo que es una de sus actividades más placenteras se acabe convirtiendo  en una tarea más. El primer paso para superar estos mitos es saber reconocerlos y, de este modo, podremos tener una sexualidad más libre y más placentera. Hoy os contamos cuáles son cinco de estos mitos sexuales masculinos.

1. Un hombre no expresa sus sentimientos.

Es muy conocida la frase de “los hombres no lloran”. Las emociones que puede demostrar un “hombre de verdad” son la competitividad, el enfado, la agresividad y, por supuesto, el deseo sexual pero nunca puede mostrar ternura, compasión, vulnerabilidad, miedos, confusión o debilidad. Eso son cosas de mujeres.

 2. Lo que cuenta en el sexo es el rendimiento.

Los objetivos están muy claros: penetración y orgasmo. Se trata de cumplirlos cuantas más veces, mejor. No hay lugar para caricias, besos, preliminares… Lo único que se consigue con esto es hacer del sexo una obligación y no se disfruta plenamente de ello.

 3. Un hombre siempre quiere y está dispuesto para el sexo.

Todavía ronda por la cabeza de la mayoría de los hombres la idea de que son unos “blandos” si no son capaces de satisfacer a todas las mujeres que se les pongan a tiro. Es como una obligación que les impide saber decir que no y poder elegir lo que realmente les gusta. Saber tomar ese tipo de decisiones hace que las relaciones de pareja funcionen mejor y se puedan evitar muchos problemas de disfunciones sexuales.

 4. El buen sexo es excitación permanente y orgasmo.

Esta idea hace que el sexo no se conciba como algo relajado, que puede tener sus pausas o sus momentos de conversación. Por lo tanto, cuando hay algún problema con la erección o con la eyaculación se producen sensaciones de angustia y de frustración.

5. Todo contacto físico lleva a una relación sexual.

Resulta impensable que un hombre sólo quiera un abrazo, una caricia o un beso sin que ello signifique que lo que realmente busca es sexo.