Cuando llega el verano solemos disponer de más tiempo libre y, por lo tanto, más tiempo para dedicarle a nuestra pareja. Por eso, es una buena época para dar un aire nuevo a nuestra relación probando nuevas posturas en la cama. Estas son algunas de las posturas sexuales que podéis probar este verano.

1- El perrito caliente. En esta postura, el hombre se tumba sobre su espalda y la mujer se tumba sobre él, también de espaldas, con las piernas dobladas, apoyándose en los codos con y los pies sobre las rodillas de él. Entonces el hombre la penetra con un movimiento de vaivén mientras la sujeta por la cintura.

2- Las ranas. El hombre está sentado en el borde de la cama, con las piernas ligeramente abiertas y apoyando los pies en el suelo. La mujer se coloca de cuclillas entre sus piernas y apoya las manos en los muslos del hombre para poder controlar el movimiento.

3- La tumbona. La mujer se tumba boca arriba con un cojín debajo de los riñones para que le ayude a elevar la pelvis. El hombre se coloca de rodillas entre sus piernas y la mujer le pone los pies en los hombros. Con esta postura, el pene estimula directamente el punto G y la mujer puede controlar los movimientos desde una postura cómoda.

4- El balancín. En hombre se sienta con las piernas cruzadas y apoya sus dos manos atrás. La mujer se sienta encima de cara a él, abrazando con sus muslos los costados de su pareja. En esta postura es ella la que decide la velocidad y la profundidad de la penetración. Si el hombre se apoya sobre una pared, puede dejar sus manos libres para acariciar a la mujer.

5- La nota X. Aquí el hombre se acuesta en la cama con las piernas ligeramente abiertas. La mujer se sienta encima de él dándole la espalda. Después estira sus piernas hacia atrás en dirección a sus hombros y se tumba hacia adelante entre las piernas del hombre. La mujer puede cogerse de los pies del hombre para coger más impulso mientras se está moviendo.