Un reciente estudio realizado por la unidad de Ciencia Reproductiva de la Universidad Metropolitana de Manchester, Inglaterra, ha revelado que el 12% de la población podría ser alérgica al semen. Esta alergia al semen afectaría sobre todo a mujeres entre los 20 y los 30 años. Al entrar en contacto con el semen podrían sufrir dermatitis y, en algunos de los casos, hasta algún tipo de reacción mortal.

Conocida como “hipersensibilidad al semen humano” (HHS en inglés), los síntomas de esta alergia al semen serían picor, irritación, eczema y dolor al orinar. Y, dependiendo del nivel de alergia, podrían ser visibles inmediatamente o aparecer una hora después de haber mantenido relaciones sexuales.  Estos síntomas se suelen confundir con los de la dermatitis y con los de algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS).

El equipo que realizó el estudio, hizo su diagnóstico tomando como referencia la historia clínica y las pruebas cutáneas de alergia de un grupo de mujeres. En primer lugar tomaron unas muestras de semen a las que separaron por un lado el líquido seminal y por otro los espermatozoides. Después sometieron a las mujeres del estudio a la exposición de ambas sustancias para ver cuál era su reacción alérgica a las mismas.

El grupo de científicos pudo comprobar que los espermatozoides aislados no provocaban ningún tipo de reacción alérgica a estas mujeres, mientras que el líquido seminal si causaba diferentes niveles de alergia. Seguramente debido a una glicoproteína de la próstata y presente en la composición del líquido seminal. Lo que les llevó a la conclusión de que una persona que sufre alergia al semen, lo es para todo tipo de semen y que, cambiar de pareja, no evita esa reacción alérgica.

Para las mujeres con alergia al semen, es altamente recomendable mantener relaciones sexuales haciendo uso del preservativo. Sin embargo, no es la mejor opción cuando se está intentando tener un hijo. Es estos casos, sobre todo en los que el riesgo de un shock anafiláctico es más alto, se puede recurrir a sistemas de fecundación asistida en los que los espermatozoides son separados del esperma y, por tanto, no se producen reacciones alérgicas.