Erecciones nocturnas

Cualquier hombre sano entre los 3 y los 79 años experimenta por las noches, durante la fase REM del sueño, entre 3 y 5 erecciones nocturnas también conocidas como tumescencia peneal nocturna (TPV). Este tipo de erecciones nos indican que tenemos unos buenos niveles de testosterona y que gozamos de una buena salud reproductiva.

Las cavidades de un pene flácido se encuentran llenas de sangre venosa. Este tipo de sangre tiene poco contenido en oxigeno que es un componente esencial para que todos nuestros tejidos se encuentren bien nutridos y funcionen correctamente. Cuando el pene consigue una erección, se vacía de sangre venosa para llenarse de sangre arterial, más rica en oxígeno, que hace que los tejidos del pene se renueven y recuperen vitalidad.

Como nuestra actividad sexual puede ser intermitente, estas erecciones hacen que el pene, aunque no tenga un contacto sexual que le permita tener una erección, se mantenga sano con sangre  oxigenada y recupere su vitalidad y buen funcionamiento. Cuantas más veces se llenen de sangre arterial esas cavidades, mejor salud sexual tendrá un hombre.

Tener erecciones nocturnas de modo habitual nos indica que no padecemos de lesiones cardiovasculares ni neurológicas y sirven para determinar si la disfunción eréctil de un hombre se debe a causas físicas o psicológicas. La ausencia de este tipo de erecciones puede revelar algún mal funcionamiento de las arterias que suministran la sangre oxigenada al pene. Los médicos también las estudian para determinar cómo marcha nuestro sistema reproductivo.

Este tipo de erecciones se producen varias veces durante la noche, con una duración de unos 25 minutos, por lo que es habitual que un hombre se despierte con una de ellas o que su pareja le encuentre con el pene erecto mientras está dormido. Esto no es debido, en la mayoría de los casos, a que esté teniendo algún tipo de sueño erótico sino al buen funcionamiento de un pene para mantenerse sano y en buen estado.

Es precisamente en el momento que uno nota que ya no se producen esas erecciones nocturnas, cuando debe empezar a preocuparse y acudir al médico para que determine cuál puede ser la causa que hace que nuestro pene no funcione correctamente.