El sexo anal es una práctica cada vez más extendida, ya que, resulta muy placentera. La gran cantidad de terminaciones nerviosas que confluyen en el ano, lo convierten en una zona erógena muy importante. Sin embargo, muchas personas todavía tienen cierto reparo en su práctica, pensando que puede ser doloroso o que se puede producir algún momento embarazoso. Por eso, es muy conveniente explorarlo primero en solitario mediante la masturbación anal. Como no resulta tan intuitiva como la convencional, te vamos a dar unos consejos para que sepas como realizar una masturbación anal y que te resulte enormemente satisfactoria.

Cosas que debes tener en cuenta antes de comenzar con la masturbación anal:

– Es muy importante que la zona se encuentre bien lavada.

– Asegúrate de tener las uñas bien cortadas para evitar daños.

– Recuerda  que el ano es una zona que no lubrica por sí misma, utiliza un lubricante para hacer que sea más suave y placentera.

– Puedes utilizar los dedos o cualquier juguete sexual para el ano de los que se encuentran en el mercado. Si tienes cierto reparo a introducir tu dedo en el ano, puedes utilizar un guante de látex.

Para que puedas relajarte, puedes comenzar a masturbarte del modo en el que lo haces habitualmente. Según te vayas excitando, puedes ir acariciando suavemente la parte externa del ano con movimientos circulares que harán que la zona se relaje y que empiecen las primeras sensaciones placenteras.

Puedes entonces comenzar a penetrar tu ano, con el dedo o con el juguete sexual que hayas elegido, una vez que los hayas lubricado correctamente. Hazlo de forma suave con movimientos de dentro hacia afuera, como si fuera una penetración a la vez que estimulas otras zonas erógenas de tu cuerpo. No te preocupes si notas la sensación de querer expulsar algo, es normal y se te pasará en breve.

Si eres de los que no pueden controlar su miedo a sentir dolor con la masturbación anal, puedes utilizar un dilatador anal. Con ellos podrás adormecer un poco el ano, a la vez que lo dilata un poco.

Los hombres pueden aprovechar este tipo de masturbación para estimular su punto P con un estimulador de próstata.