No es lo único que hace que una pareja sea más estable, pero es muy importante que las relaciones sexuales sean satisfactorias. Tendremos una mayor complicidad si nos compenetramos  con nuestro chico en la cama y disfrutamos de nuestra sexualidad con naturalidad. Por eso, resulta imprescindible que conozcamos nuestro cuerpo para saber qué es lo que más nos gusta y qué es lo que nos proporciona mayor placer. De esta forma, conseguiremos llegar al orgasmo antes y será más fácil que podamos compartir ese orgasmo juntos.

1- Posturas más favorables.

Existen una serie de posturas que consiguen que lleguemos antes al orgasmo, aunque pueden variar dependiendo de nuestros gustos. Debemos conocerlas y saber cuáles son.

– Por detrás. Se trata de tumbarnos boca abajo mientras que nuestra pareja se sitúa detrás de nosotras. De este modo, la estimulación de los genitales es mucho más fácil. Puede jugar con su pene, rozándolos un rato, antes de pasar a la penetración.

– De lado. Si nos acostamos de lado, facilitamos que la penetración sea rápida y segura, provocándonos una sensación máxima de placer. Además, nuestro chico tiene más libertad y puede, a la vez, acariciarnos el cuello y los pechos.

– El hombre sentado y la mujer encima. Es una postura muy cómoda y muy útil para los que están empezando. Nuestro chico se sienta en la cama, en una silla o en un sofá, y nosotras nos colocamos encima mirándole de cara. Existe un contacto total y el clítoris está muy estimulado con lo que podemos llegar a tener múltiples orgasmos.

2. Relaciones en lugares poco comunes.

Hay parejas a las que les gusta tener relaciones sexuales en sitios poco convencionales. En la playa, en un parque, en un servicio público… en estas situaciones, tenemos menos tiempo para “recrearnos” y nos excitamos con mayor rapidez. Vivir una de estas experiencias, nos hará llegar antes al orgasmo.

3. Otros trucos.

– Debemos estimular bien la vagina antes de proceder a la penetración. Podemos hacerlo con los dedos o utilizando algún tipo de juguete sexual, como un consolador.

– El clítoris debe tocarse con mucha suavidad, ya que es una zona muy sensible.

– Conoce tu Punto G. Está situado en la pared interior de la vagina y podemos estimularlo suavemente con los dedos haciendo pequeños círculos.

– No tengas miedo de jugar con el pene de tu chico. Una buena forma de compenetrarse y conocerse es con el sexo oral.